martes 09 de abril de 2019 - 12:00 AM

Secretaría de Cultura Ciudadana

Hay que enfrentar el “todo vale”, con campañas permanentes en los espacios públicos, contra la pitadera innecesaria, motos en los andenes, el ruido, botar basura... La lista es muy larga
Escuchar este artículo

No se debe cumplír aquello de “que todo cambie para que todo siga igual”. Y esto en especial cuando habrá nuevos gobiernos municipales y departamentales a partir de enero del año entrante.

Y como lo expresa una palabra muy de moda, deben ponerse en práctica iniciativas “disruptivas”, novedosas, que busquen la solución a los múltiples problemas para las nuevas realidades económicas, sociales y ambientales de las comunidades.

En este contexto, además de trabajar para cumplir lo prometido en las campañas en temas de seguridad, transporte público, educación, salud, vivienda, trabajo, etc., se debe pensar en la creación de nuevas dependencias innovadoras para las nuevas realidades. Se me ocurren algunas: Secretaría de Cultura Ciudadana, Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Secretaría de Movilidad, Secretaría de Desarrollo Económico y Secretaría de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones - TIC-.

Con poca burocracia pero con especialistas en cada tema es la forma adecuada de planear, organizar, dirigir y coordinar acciones y gestiones que, con base en estudios de alta calidad, permitan la consecución y gestión de recursos económicos, para la realización de los proyectos necesarios para la modernización urbana.

La creación de una Secretaría de Cultura Ciudadana no da espera. Desafortunadamente, la creciente falta de civismo se sufre en los espacios públicos y privados. Aunque el nuevo Código de Policía ha servido mucho, falta bastante por hacer en este campo, como lo hizo en la alcaldía de Bogotá Antanas Mockus. Hay que enfrentar el “todo vale”, con campañas permanentes en los espacios públicos, contra la pitadera innecesaria, motos en los andenes, el paso arriesgado por las vías, el ruido, botar basura, la intoleranacia, la agresividad, etc. La lista es muy larga.

En fin, es básica la educación cívica para la convivencia social. Lo contrario es desprestigio y mala imagen de las ciudades, para alejar turistas.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad