martes 05 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

¿ Sendero sin licencia ambiental ?

los imponentes bosques de los Cerros Orientales de Bucaramanga son un ecosistema verde de inestimable valor ecológico para el Área Metropolitana por sus invaluables servicios ambientales
Escuchar este artículo

El sábado pasado fue noticia muy destacada en Vanguardia el comienzo de la construcción del sendero de 10.509 millones de pesos en el bosque de los Cerros Orientales sin la respectiva licencia ambiental, que por normatividad jurídica debe otorgar la Corporación para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, máxima autoridad ambiental de la región.

Y volvamos a repetirlo: los imponentes bosques de los Cerros Orientales de Bucaramanga son un ecosistema verde de inestimable valor ecológico para el Área Metropolitana por sus invaluables servicios ambientales, como fábrica de oxígeno, purificador del aire urbano- de por si ya muy contaminado- protector de nacimientos de agua y hábitat de valiosas especies de fauna y flora como lo registran los estudios de caracterizacion biológica del área. En este contexto, es oportuno recordar algunos mandatos de la Ley 99 de 1993 que creó el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y las Corporaciones Autonómas Ambientales. En su Articulo 1:

* Las autoridades ambientales y los particulares darán aplicación al “principio de precaución”. La falta de certeza científica absoluta, no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces para impedir la degradación del medio ambiente.

* Los estudios de impacto ambiental serán instrumento básico para la toma de desiciones respecto a la construcción de obras y actividades que afecten el medio ambiente natural o artificial.

Muy claro: para su construcción y uso, en el sendero se deben cumplir las normas ambientales. Además, debe haber un reglamento que impida sobrepasar la capacidad de carga; cero ruido, cero basura y consumo de alcohol, respeto a la fauna y flora. Indispensable la ubicación de un CAI para la seguridad del entorno, y guardabosques para proteger el ecosistema. Gracias a que el ambientalismo y el animalismo se están posicionando fuertemente en amplios sectores de la comunidad, ya nada pasa desapercibido en este aspecto. Y para la Procuraduría tampoco.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad