martes 30 de julio de 2019 - 12:00 AM

Separar, reciclar, reducir, reutilizar

la juventud bien motivada para el liderazgo ambiental, es la gran esperanza para enfrentar la catástrofe ecológica que avanza en muchos frentes y partes del país y del mundo.
Escuchar este artículo

Para mejorar la sostenibilidad ambiental de la ciudad, muy buena la noticia aparecida en Vanguardia sobre la decisión de la administración municipal de determinar - con el apoyo de la Empresa de Aseo de Bucaramanga - EMAB- que en todos los hogares y sitios de trabajo - en el contexto moderno de la economía circular- se realice la “separación en la fuente” de las basuras. Esto es, que en una bolsa especial se depositen los residuos sólidos que sirven para ser reciclados en la elaboración de nuevos productos. Fundamentalmente son: papel y cartón, plástico, vidrio y elementos metálicos.

Este objetivo debe ser ampliamente divulgado y socializado entre la comunidad para que se entusiasme y realice con disciplina este proceso a favor del medioambiente urbano; además, se ayuda a la generación de nuevos puestos de trabajo en las organizaciones de recicladores, las cuales también deben ser asesoradas y apoyadas en su dura e importante labor.

Que se enfatice que con el reciclaje de desechos sólidos, habrá menos tala de árboles para producir papel; menos plástico contaminando suelos, ríos y mares- uno de las grandes desastres ambientales del mundo- menos explotación minera, más ahorro de energía y menos gases de efecto invernadero. Otro gran reto es gestionar que se deposite menos basura en los rellenos sanitarios. Si se logra la factibilidad económica - las tecnologías ya existen- los desechos sólidos no reciclables se pueden incinerar para la generación de energía eléctrica, como se hace en otros países.

En este contexto también es fundamental la educación ambiental. La Constitución Política ordena que debe realizarse en todos los establecimientos de educación, públicos y privados. Falta mucho por hacer en este campo, pues la juventud bien motivada para el liderazgo ambiental, es la gran esperanza para enfrentar la catástrofe ecológica que avanza en muchos frentes y partes del país y del mundo.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad