martes 07 de julio de 2020 - 12:00 AM

Tiempos de innovación

En el sistema educativo no hay espera para intensificar y fortalecer la educación virtual a todos los niveles. La equidad social comienza con la posibilidad del acceso a una educación y actualización permanente de conocimientos.
Escuchar este artículo

La pandemia del covid-19 que tiene acorralado al mundo, producirá numerosos cambios globales, regionales y locales en lo político, económico, social y ambiental. Dará mucho para que actúen oportunamente los líderes políticos, académicos, empresariales, sociales y ambientales. Es fundamental la oportunidad, la objetividad y el realismo en sus propuestas y decisiones.

En el contexto nacional, una vez que pase la emergencia con la aparición de la esperada vacuna contra el virus, y como lo recomiendan los expertos en el tema, “se debe implementar un sistema de salud con mucha educación, promoción y prevención, menos curativo y asistencialista, con más cultura de la salud, que industria de la enfermedad”. Como lo enseña el conocido médico Santiago Rojas en su libro, Una maestra llamada enfermedad, no esperar a enfermarse para hacer por la salud lo que debe hacerse cuando se está alentado”. Y viene ahora otro tema muy complejo: los problemas en la salud mental de mucha gente por los efectos y consecuencias de la pandemia y la cuarentena.

En el sistema educativo no hay espera para intensificar y fortalecer la educación virtual a todos los niveles. La equidad social comienza con la posibilidad del acceso a una educación y actualización permanente de conocimientos. Prioritario para el gobierno llevar el Internet a todas partes y facilitar que los niños y los jóvenes pobres puedan tener acceso a tabletas y computadores. Además, profesores preparados y actualizados en el tema. De lo contrario, la brecha social aumentará.

En el sector laboral, el teletrabajo llegó para quedarse. Lo demuestran las numerosas juntas directivas, conferencias, cursos, foros y seminarios en forma virtual tan comúnes en estos días, y el trabajo desde su residencia de muchos empleados.

Y desafortunadamente también se ha agudizado la falta de cultura y disciplina ciudadana de mucha gente, traducida en incumplimiento de códigos y normas, con agresividad y violencia en numerosos casos. Libertinaje y desorden.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad