martes 25 de noviembre de 2008 - 10:00 AM

Urbanizaciones: más planeación y prevención

Los inviernos y veranos extremos son la consecuencia del cambio climático y el calentamiento global. Recientemente las fuertes lluvias  causaron una tragedia de inmensas proporciones en un condominio de la selecta urbanización del Poblado en Medellín;  un gigantesco derrumbe sepultó lujosas viviendas con sus moradores adentro.

Estos desastres ambientales por lo general  ocurrían  en asentamientos urbanos ubicados en terrenos de alto riesgo habitados por gente de escasos recursos. Este caso ha obligado a las autoridades a intervenir con carácter urgente para reevaluar los  planes de ordenamiento territorial del área en mención. Se necesitó un desastre.

Súmese a lo anterior las inundaciones y crecientes de ríos y quebradas en el Quindío en donde para sembrar café sin sombra se destruyeron los bosques nativos; esto trajo la erosión y los deslizamientos de tierra que se están  padeciendo.

Estos hechos deben hacer reflexionar a las autoridades del Área Metropolitana de Bucaramanga. No hay que esperar las tragedias para la acción. Hay que aplicar el 'principio de precaución' que respalda la adopción de medidas  aun cuando no exista la certeza de las consecuencias de una acción o suceso determinado.

La erosión en la meseta  ha vuelto a aparecer.  Los cerros orientales  tienen condiciones topográficas y geológicas  de alto riesgo como el densamente poblado sector de Morrorico. Súmese  la degradación de amplias zonas de los cerros por la deforestación, las actividades agropecuarias en terrenos de fuerte pendiente que debieran ser destinadas a programas de reforestación y de 'deforestación evitada' en los pocos bosques  que sobreviven.    
       
En este contexto, son prioritarias las estrategias y acciones preventivas de  los alcaldes, las oficinas de planeación,  los concejos municipales aprobando POTs más  estrictos,  las curadurías,  la CDMB, las personerías y contralorías,  la Procuraduría, la ONGs y los gremios.  El desarrollo urbano tiene que enfrentar las nuevas realidades climáticas y  ser ambientalmente sostenible.  

El país está cansado de los desastres ambientales avisados. Desde luego debe haber más acción y participación ciudadana; que la gente actúe y haga uso, cuando sea necesario, de las acciones populares, de grupo  y de cumplimiento,  que han mostrado muchas veces su eficacia en defensa de los derechos individuales y colectivos. 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad