lunes 12 de febrero de 2024 - 12:00 AM

Conocer para valorar

No es mi intención entrar en un debate sobre las tarifas de los servicios, pero reflexionar sobre la importancia de conocer y valorar lo que se requiere para poder prestar un servicio de calidad
Compartir

Aunque en Colombia existen grandes brechas en el acceso a los servicios públicos, la mayoría de las ciudades cuentan con un nivel razonable de cobertura. Por este motivo, es fácil abrir la llave y tener agua potable, o estar conectados de manera permanente al servicio de energía. La basura se produce y alguien la recoge; y algo similar pasa con el agua residual. El acceso a estos servicios es la base fundamental para una buena calidad de vida. Lamentablemente, con el tiempo, los ciudadanos damos por hecho que eso sucede, como si “por arte de magia” los servicios se prestaran solos. Y esto no es lo peor; nos acostumbramos a que los servicios estén disponibles hasta el punto en el que comenzamos a considerar que deberían ser gratis o, en su defecto, que son demasiado costosos. No es mi intención entrar en un debate sobre las tarifas de los servicios, pero reflexionar sobre la importancia de conocer y valorar lo que se requiere para poder prestar un servicio de calidad.

Esta semana, tuve la oportunidad de visitar la planta que actualmente ocupa el primer lugar en generación de energía en el país: la Central Hidroeléctrica Guavio, en Mámbita, Cundinamarca y quedé absolutamente impactado. Esta imponente obra de ingeniería civil, hidráulica, mecánica y eléctrica, está enterrada a más de 500m debajo de la superficie y su ingreso es a través de un túnel de 2km de longitud que conduce a “la Caverna”, nombre que le dieron a esta central. En su interior, cientos de trabajadores atienden las actividades de operación y mantenimiento las 24 horas del día, 7 días a la semana, los 365 días del año para que nosotros, desde la comodidad de nuestras casas, podamos presionar un interruptor y prender un bombillo.

Desde hace algunos años, cuando tuve la fortuna de conocer de cerca el proceso que nos permite contar con un agua de excelente calidad, pude entender el esfuerzo que requiere llevarle bienestar a los ciudadanos y hoy lo ratifico en el sector energía. Para contar con una adecuada prestación del servicio, se requieren grandes inversiones. Sin embargo, el real esfuerzo, lo hacen las personas que trabajan día y noche para garantizar la continuidad y la calidad de los servicios.

Quiero extender un reconocimiento especial a todos los trabajadores de las empresas de servicios públicos del país. Gracias por su esfuerzo y dedicación.

Hernan Clavijo
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad