sábado 08 de junio de 2019 - 12:00 AM

Con licencia para matar

¿permitirá el pueblo colombiano la fumigación de nuestro territorio con el mortal glifosato, para complacer a Trump?

Dos mil millones de dólares de compensación tuvo que pagar la farmacéutica Bayer-Monsanto a un matrimonio de norteamericanos enfermos de cáncer, quienes atribuyeron su enfermedad a un producto de esa compañía: el herbicida Roundup elaborado con glifosato. A esta derrota judicial se suman otras tres anteriores y casi diez mil juicios más se están preparando en todo el mundo. Además, el director de la Bayer, Fritz Ter Meer, enfrenta cargos de lesa humanidad por la producción de pesticidas, drogas para la quimoterapia, semillas transgénicas y otros productos farmacéuticos que anualmente enferman y matan a millones de animales y personas.

Los encargados de examinar la evidencia presentada fueron los del equipo de toxicólogos de la “Agencia Enviromental Protection” de Washington, quienes para cerrar el caso clasificaron al glifosato como carcinógeno, porque encontraron la conexión con la aparición del mortal linfoma no Hodgkin. La compañía Bayer había presentado 800 estudios como prueba de la inocuidad del roundup pero, después de examinarlos detenidamente, los científicos concluyeron que esos estudios les habían servido solo para probar que Monsanto había incurrido en el delito de manipulación y fraude, agregando además que las investigaciones probatorias necesarias nunca se habían hecho.

La compañía alemana Bayer tendrá que enfrentar su quiebra financiera. La fundó un criminal nazi, condenado en Nürenberg por producir el gas letal Zyclon-b, con el que mataron a millones de judíos y desde entonces han estado dedicados a reducir la población mundial envenenando nuestros alimentos. Antes, la base de la alimentación humana era el pan, ahora, fabricado con trigo transgénico y “enriquecido” con glifosato, produce intolerancia y alergias. Se han hecho muchos estudios sobre el consumo habitual de alimentos transgénicos (rechazados por Europa) que advierten altos riesgos de infertilidad, problemas del sistema inmunológico, envejecimiento acelerado, alteraciones en la producción de insulina y cambios negativos en los órganos principales del cuerpo, especialmente del sistema gastrointestinal.

Con esta evidencia ¿permitirá el pueblo colombiano la fumigación de nuestro territorio con el mortal glifosato, para complacer a Trump?

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad