sábado 28 de agosto de 2021 - 12:00 AM

Crear un mundo mejor

Por Ley de correspondencia la única forma de transformar lo exterior es modificando primero lo interior: antes se crea el merecimiento y luego vienen los resultados.
Escuchar este artículo

El paradigma actual no corresponde ya con nuestras necesidades ni aspiraciones. Realmente necesitamos un cambio. Por Ley de correspondencia la única forma de transformar lo exterior es modificando primero lo interior: antes se crea el merecimiento y luego vienen los resultados. De acuerdo a eso: ¿podrá haber progreso en un país donde la mente de sus habitantes esta centrada en la crítica y los juicios? Si los colombianos nos enfocáramos más bien en transformar nuestras dificultades en oportunidades, seguro que todos prosperaríamos.

Volvamos al cambio de paradigma... la trasmutación de las creencias es el primer paso para salirnos de este “valle de lágrimas”. Creencias falsas como: el miedo, la culpa y el rencor son frutos amargos del pensamiento mal dirigido, que traen consigo angustia y depresión. La herramienta para cambiarlas es el pensamiento positivo contrario. Todo acontecimiento siempre tiene dos caras: la positiva es comprender que estamos aquí para aprender y que las experiencias no son ni buenas, ni malas, sino solo las necesarias para nuestro aprendizaje. Si las aceptamos tendremos paz interna y armonía, si luchamos por cambiarlas fracasaremos y la consecuencia de frustración y rabia nos traerán mucho sufrimiento.

Si la colectividad unificara y proyectara la misma intención, con ese poder acumulado todo podría lograrse. Sin embargo, crear algo nuevo siempre comienza con el trabajo interior de cada individuo. Hagamos el ensayo: repitan y acaricien muchas veces la visualización del mundo ideal que desean, afirmen que ya existe y añadan otros dos ingredientes necesarios: el sentimiento y la gratitud. Eviten las dudas, o incluir pensamientos de lo que no desean, porque vulneran la viabilidad del proyecto. La unión del pensamiento, que es eléctrico, con la emoción, que es magnética, enlaza las dos fuerzas creadoras esenciales del universo. Suelten luego la imagen al vacío (o campo de todas las posibilidades) para su materialización. Activen así el uso del poder milagroso de crear, que ha sido concedido por el Creador a todos sus hijos. Disfruten del extraordinario regalo de ser los creadores de su propio mundo.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad