sábado 27 de febrero de 2021 - 12:00 AM

De la polaridad a la unidad

Mientras la mente solo proyecta división entre lo que cree bueno o malo, las creaciones hechas desde el corazón llevan el sello de la unidad...
Escuchar este artículo

El ciclo que termina albergó a una civilización que escogió “aplaudir con una sola mano y caminar con un solo pie”, como dice el Koan Zen. La mente racional impuso su dominio dejando al corazón arrinconado, sin comprender que las creaciones mentales están regidas por la ley de polaridad, que, como el dios Shiva, crean con una mano y destruyen con la otra. Por ejemplo: lo masculino prosperó, pero devaluó lo femenino aceptándolo solo como objeto de placer o servidumbre. Las religiones mostraron su lado oscuro, transformándose en satrapías que se autoproclamaron con derecho divino para masacrar a los llamados “infieles”, por el atrevimiento de alabar al Creador con otro nombre.

Mientras la mente solo proyecta división entre lo que cree bueno o malo, las creaciones hechas desde el corazón llevan el sello de la unidad. Según los científicos del Instituto Heart-Math: “Las capacidades intuitivas del corazón sobrepasan en mucho a las de la mente, porque el corazón tiene acceso a una fuente de información cuya frecuencia está fuera del tiempo y del espacio. También posee un complejo sistema nervioso que actúa como cerebro y cuyas funciones son independientes de las de la mente”. Cuando los atributos del corazón despiertan y trabajan en sintonía con la mente se logra un estado de armonía, que el Instituto Heart-Math llama coherencia y que reconoce como “la cualidad que hace posible la vida”.

Si deseas vivir en coherencia, comienza por abrir tu corazón y aprende a amarte a ti mismo. Cristo enseñaba: “ama a tu prójimo como a ti mismo”. Pero, si no tienes amor por ti ¿cómo esperas poder dar a los demás de aquello que careces? Mírate al espejo y repite: “Yo me acepto y me amo a mí mismo tal como soy ahora”.

Cuando dejes de estar dividido descubrirás los tesoros de tu herencia cósmica y encontrarás que la felicidad te inunda cuando estás sintonizado con el amor incondicional por todos los seres vivos, que es el elixir sagrado que el corazón te brinda.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad