Publicidad

Hortensia Galvis Ramírez
Viernes 16 de febrero de 2024 - 12:00 PM

Los cambios en el cuerpo humano

Compartir
Imprimir
Comentarios

¿Sabías que el cuerpo del hombre funciona en la misma frecuencia que la Tierra? Las eyecciones de masa coronal que emite el sol están haciendo cambios en el planeta y también están realizando transformaciones en tu cuerpo. Cuando hayas integrado y estabilizado todas esas energías: tu ADN despertará las 12 hebras que originalmente tuviste (pero que permanecían dormidas) tendrás un cuerpo menos denso (de quinta dimensión) que no enfermará, ni envejecerá, y tu consciencia estará tan expandida que abarcará niveles galácticos. Ese cuerpo físico que tienes ahora es la herramienta principal que necesitas para poder ascender. Ámalo y cuídalo para que puedas llegar a realizar en él la “resurrección de la carne” que Cristo profetizó para los últimos tiempos.

La relación que existe entre materia y energía, o vibración y forma fue descubierta por Hans Jenny (Suiza 1904-1972) inspirado por las enseñanzas del sabio Rudolf Steiner. Se llama la ciencia de la Cimática. En palabras del Doctor Jenny: “Cuando a la materia física se le somete a determinados aumentos de frecuencia vibratoria, puede observarse como su patrón genético se deshace, sobreviene entonces el caos pero después va surgiendo un nuevo patrón genético que reemplaza al anterior y que es mucho más perfeccionado, complejo y especializado”,

Sin embargo, recibir esas elevadas frecuencias de energía, integrarlas y estabilizarlas implica trabajo para el cuerpo y a veces podrás sentir algunos síntomas molestos que no pueden evitarse: extrema fatiga, dolor de cabeza, mareo, palpitaciones y dolores en el cuerpo. Es posible que además manifiestes: ansiedad, pitido en los oídos, dificultad para dormir y tensión alta. Necesitas entonces: descansar, preferir la comida sana y estar bien hidratado. Tu cuerpo físico es tu tesoro, es energía coagulada que, al subirle la frecuencia vibratoria, va despertando hasta convertirse en tu cuerpo de luz. Si escoges permanecer en la Nueva Tierra, en vez de morir, tu cuerpo pasará antes por este proceso que puede llamarse “resurrección”. Luego te corresponderá vivir en un paraíso de suprema felicidad, amor y abundancia.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad