sábado 12 de octubre de 2019 - 12:00 AM

¿Por qué repites las mismas situaciones?

Tu realidad externa es un reflejo de tu realidad interna y puedes usarla como espejo
Escuchar este artículo

Muy a menudo las circunstancias que has vivido tiempo atrás se repiten una y otra vez. Cada experiencia trae un aprendizaje y, si has quedado atrapado en una lección no aprendida, te será necesario repetirla. ¿Cuando tardarás en superar esta tarea? Depende de si todavía sigues buscando los culpables afuera, o si ya tu consciencia ha despertado para saber que no hay nada en tu vida que no hayas creado tu mismo.

Pongamos el caso de un personaje que repite la misma lección, ya va por el cuarto, o quinto matrimonio. Tal vez sea atractivo y exitoso, pero con un carácter autoritario, machista, exigente y cree tener siempre la razón. En él hay un exceso, entonces como esposa le corresponderá exactamente el exceso opuesto: una mujer con pobre autoestima, servil y muy metida dentro del rol de víctima. Después de algún tiempo, aburrido de tanta sumisión, nuestro hombre buscará otra compañera, pero como su carácter no ha cambiado, escogerá otra mujer cortada por el mismo patrón. Desesperado, ya después de varios intentos, llegará a la conclusión errada de que “todas las mujeres son iguales”.

Algún día, tal vez un libro o un consejo, le haga dirigir la mirada hacia adentro. Como no le gusta lo que ve, decide cambiar y con la práctica diaria se hace tolerante, comprensivo, detallista y afectuoso. Al haber encontrado su punto de equilibrio, le corresponderá entonces una pareja igualmente equilibrada, con quien será feliz. En lo exterior, él no ha tenido que hacer nada, solo se cambió a sí mismo interiormente y la ley de correspondencia hizo lo demás.

Tu realidad externa es un reflejo de tu realidad interna y puedes usarla como espejo para llegar a conocerte a ti mismo. Si algo te molesta del otro puede ser porque tu también llevas dentro la misma falla, o también porque seas el extremo opuesto de lo que esa persona es. En ambos casos la solución es trabajar interiormente para corregir el exceso y encontrar el equilibrio.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad