sábado 18 de abril de 2020 - 12:00 AM

Réquiem por el Capitalismo

El capitalismo... desbocó en: avaricia, competencia, acaparamiento y egoísmo y con esta base quedó pavimentado el camino para establecer esta sociedad salvaje...
Escuchar este artículo

Circuló hace pocos días en redes sociales un supuesto editorial del Washington Post en el que el editorialista adoptaba la ideología que los grupos “de alternativa” han venido pregonando activamente y que la política oficial ignora. Y aunque luego se supo que tal texto era una de las falsas noticias, lo que allí se consigna sí tiene toda la validez. Veamos apartes del texto mencionado:

“El Capitalismo salvaje destruye de manera acelerada los recursos naturales del planeta y manipula nuestra mente para convertirnos en rehenes de una sociedad de consumo. La pandemia le ha quitado el maquillaje hipócrita a esta civilización. En la Italia de los césares, la de Marco Polo, Leonardo da Vinci, Galileo Galilei y Luciano Pavarotti se pagaron 112 millones de Euros (el contrato más costoso de la historia) por el jugador portugués Cristiano Ronaldo, mientras que, por falta de fondos, han tenido que desconectar la respiración artificial a los ancianos, para darle oportunidad a los más jóvenes. Todo porque su sistema de salud expiró a manos del capital privado que hizo de la salud una mercancía.

No podemos seguir viviendo en un planeta donde el 80% de la riqueza está concentrada en el 1% de la población. O muere el capitalismo salvaje, o muere la civilización humana. No se puede defender la situación actual que privatiza los derechos humanos: el agua, la salud y la educación y los convierte en una mercancía solo al alcance de una minoría rapaz e insaciable. Las grandes mayorías invisibles solo son visibles en los procesos electorales disfrazados de democracia”.

El capitalismo nació con una frase de Charles Darwin “el más fuerte es el que sobrevive”. Este concepto, convertido en dogma, desbocó en: avaricia, competencia, acaparamiento y egoísmo y con esta base quedó pavimentado el camino para establecer esta “sociedad salvaje”. Sabemos ya que la supervivencia depende del “poder de adaptación y cooperación”, pero el sistema continúa plantado en la anterior creencia. También la epidemia del Covid-19 nos ha dejado otra lección maestra: vimos como la suerte de uno nos afecta a todos, es la prueba de que realmente “Todos somos Uno”.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad