sábado 15 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Somos los creadores de nuestra realidad

el éxito depende de tener total convicción y cero dudas, de repetir el ritual de creación innumerables veces y disfrutar como si ya se hubiera materializado
Escuchar este artículo

A principios de febrero asistí a un taller en Bogotá dictado por el Doctor Joe Dispenza. Hubo una asistencia de 2.000 personas, entre ellos muchos discapacitados, enfermos de cáncer y dolientes de distintas enfermedades. La labor del Doctor Dispenza no es curar a nadie, sino enseñar cómo puede sanarse uno mismo, creando de paso una vida plena de salud y satisfacción. Él mismo tuvo la experiencia de quedar cuadripléjico con varias vértebras rotas después de un grave accidente de tráfico y los mejores médicos no pudieron ayudarle. Entonces, como meditador entrenado que era, se dedicó a enfocar su pensamiento en ver su columna vertebral y sus vértebras ya regeneradas y perfectamente alineadas. A esto añadió un intenso sentimiento de felicidad y gratitud aportando la seguridad total de que esta curación ya se había realizado. Logró así, después de meses de intenso trabajo interno, recuperar totalmente su movilidad.

Cuando juntamos: el pensamiento, que es eléctrico, con el sentimiento, que es magnético, estaremos usando la fórmula universal que precede toda creación. Sin embargo, el éxito depende de tener total convicción y cero dudas, de repetir el ritual de creación innumerables veces y disfrutar como si ya se hubiera materializado. De misma forma podemos acceder a todo aquello que creamos merecer, es lícito hacerlo para nosotros mismos, pero no funciona si queremos hacerlo para los demás.

Si la pobreza te abruma, valora y agradece primero lo que ya tienes y enfoca el pensamiento en prosperidad. Siente intensamente cómo sería tu vida si fueras rico y evita recaer en pensamientos de escasez que quiten energía a tu creación, hecho esto, ¡entrégala al universo! Si deseas cambiar algún aspecto negativo de ti mismo también puedes usar esta misma técnica en estado meditativo, enfocándote y sintiendo que eres el opuesto positivo y luego compórtate como si lo fueras. Debes saber que estás aplicando leyes universales que son infalibles. Lograr materializar algo solo depende de tu constancia y de la intensidad con la que tu corazón lo desee.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad