sábado 02 de enero de 2021 - 12:00 AM

Un año se va y otro comienza

Los musulmanes tienen sus festejos el 9 de agosto y según su tradición están en el año 1.442. Y yo me pregunto: ¿vivimos en el mismo planeta?
Escuchar este artículo

En la última noche del año las ceremonias se centran en disolver lo negativo que se creó durante el año que termina, los rituales para hacerlo son tan numerosos como países existen: los daneses impiden la entrada de malos espíritus lanzando platos rotos contra las puertas de las casas de familiares y amigos. Los griegos cuelgan una cebolla sobre la entrada de la casa, como símbolo de renacimiento, y al otro día despiertan a sus hijos con suaves cebollazos en la cabeza. En Argentina trituran documentos viejos y los tiran por la ventana para dejar atrás el pasado. En Sur África tiran por la ventana hasta los muebles que ya no les sirven. En Irlanda la mala suerte del año viejo se cancela lanzando trozos de pan contra la pared. En China protegen su casa con animales pintados de rojo y figuras en posición defensiva. En Colombia la tradición ha sido quemar un muñeco que representa el año viejo, así quedan incinerados también los disgustos anteriores.

Para el primer día del año hay otros rituales para atraer prosperidad: en Dinamarca se llama a la buena fortuna saltando sobre una silla al ritmo de las doce campanadas del reloj. En otros lugares se invita a la abundancia comiendo algo redondo a la media noche.

En España no pueden faltar las doce uvas, en Italia hay que comer lentejas, y en Filipinas consumen trozos de doce frutas diferentes que tienen que ser redondas.

Pero un año no se acaba el mismo día en todas partes y la fecha en que estamos nadie la sabe, porque no depende de investigaciones científicas, sino de creencias y religiones.

Para los chinos la fiesta de Año Nuevo será el 25 de Enero próximo. Los judíos están en el año 5.781 y entre el 18 y el 20 de septiembre conmemoran su “Rosh Hashaná”.

Los musulmanes tienen sus festejos el 9 de agosto y según su tradición están en el año 1.442. Y yo me pregunto: ¿vivimos en el mismo planeta?

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad