sábado 17 de agosto de 2019 - 12:00 AM

Un pianista concertista orgullo de Santander

Tengo el gusto de invitar a los bumangueses a escuchar a Paulo el 22 de agosto en el Teatro Santander. Vale la pena, porque a Paolo la música le sale directo del corazón

Eleanor Roosevelt se sorprendió mucho cuando le dijeron que se necesitaban más años de formación profesional para un pianista clásico, que para un astrofísico. ¡Y así es! El mejor ejemplo es el del pianista santandereano Paulo Navarro. Yo lo conocí cuando tenía catorce años y me pidió que le diera clases de piano, durante tres años tuve ese honor de ser su profesora. Luego pasó a la Universidad EAFIT de Medellín, donde, después de seis años, obtuvo su grado. Sus profesores fueron: Claudio Suzin y Blanquita Uribe.

En la siguiente experiencia su humildad le jugó una mala pasada, participó en el concurso del Festival de Piano de la UIS en Bucaramanga y llegó a la prueba final, pero tuvo que retirarse, porque no había estudiado las obras requeridas.”Nunca pensé llegar a finales “ explicó. Más tarde se inscribió para el Concurso internacional “María Clara Cullel” en San José de Costa Rica, donde también salió finalista.

Allí el maestro israelí Baruch Meir, que les sirvió de jurado, le ofreció continuar estudios bajo su tutoría en la Arizona State University en USA. Y a Arizona marchó nuestro Paulo para iniciar su maestría en “Piano performance”.

De retorno a Colombia se presentó en Bogotá a la convocatoria de “Jóvenes Talentos de la Música” patrocinada por la Alianza Francesa y por decisión unánime del jurado fue declarado ganador.

Después de varios recitales en Colombia, en el 2015 salió para Francia con una beca para estudiar en la Escuela Superior de Música de París. Allí lo acogió el reconocido pianista Pascal Gallet y después de un par de años de perfeccionamiento remató sus estudios ganando por concurso el “Grand Prix del Conservatorio Internacional de Música de París”.

Tengo el gusto de invitar a los bumangueses a escuchar a Paulo el 22 de agosto en el Teatro Santander. Vale la pena, porque a Paolo la música le sale directo del corazón, “su interpretación es expresiva y de exquisito gusto” opina mi maestro, Harold Martina.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad