miércoles 08 de diciembre de 2021 - 12:00 AM

El país del “nunca pasa nada”

No vivimos en el país de las maravillas de Alicia, tampoco en el país del nunca jamás de Peter Pan, vivimos en un país en el que pasa de todo pero nunca pasa nada.
Escuchar este artículo

Uno quisiera escribir siempre columnas destacando los hechos positivos del país y la región.

Lastimosamente esta semana Colombia fue noticia mundial por el escandaloso episodio del ascenso a la primera división del fútbol profesional colombiano del Unión Magdalena, equipo de la ciudad de Santa Marta que obtuvo su ascenso gracias a que su rival de turno, Llaneros de Villavicencio, le regaló el partido, dejándose hacer dos goles en cinco minutos y a último momento para que ascendiera, resultado que perjudicó al equipo bogotano Fortaleza, que antes de los goles aventajaba al Unión por un punto en la tabla, lo que le permitía ascender.

La prensa mundial y hasta el presidente Duque catalogaron el episodio como vergonzoso.

De nada valieron la efímera vergüenza, la rabia y la indignación nacional – y como dice Jorge Barón: “...e in-ter-na-cio-nal” – que sentimos casi todos los colombianos al ver la manguala evidenciada en pleno partido y luego el llanto durante la rueda de prensa del técnico de Fortaleza, el equipo perjudicado, para que acto seguido la Dimayor, el máximo órgano del futbol profesional colombiano ratificara el espurio ascenso del equipo samario y además que el directo beneficiado con el torcido, el Unión Magdalena, saliera mediante su presidente a exigirle al país respeto por el Club. Mejor dicho: ¡le salimos a deber!

Episodios como estos me hacen recordar otros similares, en los que la injusticia, la trampa y el cinismo de los corruptos nos hacen llenarnos de indignación y rabia colectiva sin que al final no pase absolutamente nada.

A los niños de Colombia una ministra les abudineó 70 mil millones destinados a darles internet; Macías, el senador bachiller que fue presidente del senado hizo su “jugadita” en vivo y en directo frente a todo el país, decenas de jóvenes fueron asesinados durante la pasada protesta social; y no pasó nada.

La ministra fue nombrada en otro cargo, Macías se va a pensionar muy tranquilo, los policías que asesinaron a nuestros muchachos también lo harán y Duque seguirá esperando a que llegue su sábado. Es decir, su periodo sabático.

No vivimos en el país de las maravillas de Alicia, tampoco en el país del nunca jamás de Peter Pan, vivimos en un país en el que pasa de todo pero nunca pasa nada. En el caso del Unión Magdalena... debería pasar algo... ¿no creen?

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad