miércoles 15 de mayo de 2019 - 12:00 AM

Los manzanillos.

Sxxxx.

Los manzanillos son zalameros, lambones, levantados, hipócritas, cínicos, descarados y por sobre todo... mentirosos.

Cuando se ven descubiertos niegan todo... hasta a sus padrinos. Se arrepienten. No tienen escrúpulo alguno.

Son corruptos por esencia. Cuando tienen algo de poder chantajean, extorsionan, hacen dinero con su cargo.

Y si el cargo no tiene poder, se lo crean. Se inventan alguna oficina que sancione o multe, so pretexto de salvaguardar cualquier cosa.

Cuando se les confronta cambian de tema con la misma facilidad que de partido. Empiezan a hablar de sus orígenes humildes, como si les debiéramos algo por haber nacido pobres o haber tenido que estudiar con esfuerzo, como si eso no nos tocara a todos o justificara su proceder.

Los manzanillos se sirven de los demás haciéndoles creer que les sirven.

Trafican con votos. Los venden al mejor postor. Hacen su “agosto” cada vez que hay elecciones, postulan sus nombres a cargos de elección a sabiendas de no tener ninguna opción, a ver que recogen, quien les da más por apartarse y adherirse.

Son expertos en ganar plata haciendo estorbo, dividiendo, restando, destruyendo, son comodines de los corruptos, y saben ganar dinero...perdiendo elecciones.

De cuando en vez tumban a los políticos, sus socios, sus fórmulas, les cobran plata por ponerles votos que no tienen.

Los manzanillos corrompen la voluntad política de los electores, les engañan, los usan.

Recogen plata por todos lados, con fundaciones, con bonos, con las extorsiones que mandan a hacer a sus subalternos que ejercen control o evaluación de cualquier clase, se aprovechan de ciudadanos inermes que por ignorancia quebrantan la ley.

Cruzan favores. Tú me nombras aquí yo te nombro allá. Para evitar problemas.

Como todos los mediocres, suelen ostentar con ignorancia supina y atrevida títulos académicos que en la mayoría de las veces no corresponden a su conocimiento y cultura reales.

Citan mal. Suelen confundir a Churchill con Cervantes, repiten como loros frases que nunca han leído y cuando se les desenmascara suelen salir con la trillada frase de autor anónimo:

“Ladran Sancho, es señal que cabalgamos”.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad