miércoles 11 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

Presidente: ¡por favor... escuche!

Las protestas que por estos días vive el país no son de derecha ni de izquierda... son de todo un pueblo que está cansado, no de su gobierno, sino de un modelo de país desigual...
Escuchar este artículo

Soy sincero, no voté por usted. No tanto por usted como por su jefe. Pero eso ya no importa, usted es el Presidente y el que manda, manda aunque mande mal.

Las protestas que por estos días vive el país que usted preside no son de derecha ni de izquierda, tampoco son pataletas de los que perdieron las elecciones, son de todo un pueblo que fundamentalmente está cansado, no de su gobierno, sino de un modelo de país injusto y desigual, un modelo de país en el que unos pocos decidieron separar su suerte de la del resto de colombianos, un modelo de país en el que existe un Congreso que elegido mediante engaños al elector, legisla contra el pueblo, un modelo de país que reclama y espera de hombres nobles y sensibles como sé que es usted decisiones históricas que logren cambiar el modelo desigual e injusto que un pequeño grupo de aprovechados ha logrado imponer.

Usted tiene la oportunidad histórica de pasar a la historia como el hombre que no quiso escuchar el clamor de todo un pueblo, o como el hombre que con el destino de su país en sus manos fue capaz de escuchar los justos reclamos no solo de pobres, desarrapados, “mamertos” e “izquierdosos” sino de todo un pueblo que hoy clama: ¡justicia! ...no más, es solo un poco de justicia social.

Usted es un hombre inteligente y formado, debería poder entenderlo.

Es un tema de justicia social. Un pueblo oprimido con impuestos para pagar la plata que ese pequeño grupo del que le hablé antes se robó. Un pueblo que a pesar de ser gravado con impuestos por todo, ve cómo las grandes obras terminan en escándalos de corrupción, un pueblo cansado de Hidroituangos, Reficars, Odebrechts, Electricaribes, Hisgauras, los sueldos de su excesivamente numeroso Congreso; está mamado de reformas tributarias para pagar esos desfalcos, y que además hundan los proyectos que interesan a la ciudadanía.

Presidente, recuerde que muchos votaron por usted para que no nos convirtiéramos en otra Venezuela. Pienso que estamos caminando justo hacia allá. ¡Por favor, escuche!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad