miércoles 08 de julio de 2020 - 12:00 AM

Un bobo con poder

Está claro que a Barbosa lo pusieron ahí para que “se haga el bobo” con investigaciones como la “ñeñe-política”, el “memo-fantasma” y muchas más... pero se está pasando.
Escuchar este artículo

Luego de las desafortunadas declaraciones del Fiscal General tratando de explicar lo inexplicable, de justificar lo injustificable sobre la manera como utilizó los recursos públicos para pasear con familia y amigos en la isla de San Andrés, violando el aislamiento preventivo, dando un mal ejemplo a la ciudadanía, enviando el mensaje de que “la ley es para los de ruana”, y luego al verse descubierto tratar de engañarnos a todos con una “rueda de prensa” improvisada para decirnos que estaba luchando contra la corrupción en puente festivo, recordé el dicho de mi abuela cuando decía “no hay cosa más peligrosa que un bobo con poder”.

Más irritante y absurdo aún fue tener que escuchar posteriormente su tono desafiante ante el válido reclamo de la opinión pública cuando dijo que él ocupaba “el segundo cargo más importante del país” haciendo ostentación de supuestos logros académicos, como si los mismos fuesen prueba de competencia o patente de corso para violar la ley y desafiar la institucionalidad amenazándonos con que volverá a hacerlo de ser necesario.

“Dime de qué presumes y te diré de que careces”, dice el refrán.

Por eso cuando leí el trino de Margarita Rosa de Francisco quien escribió en twitter: “lo más peligroso del fiscal Barbosa es que es un bobo con poder” no pude más que admirar la inteligencia y carácter de quien sin ostentar los supuestos títulos del fiscal llamó a las cosas por su nombre.

Barbosa, quien se encontró el cargo de Fiscal General por el único mérito de ser amigo y excompañero de estudios del presidente Duque ha demostrado con sus decisiones, actuaciones e intervenciones que es servil, inepto, incompetente y ahora envalentonado por el poder, prepotente, cínico y arbitrario; tres rasgos de su carácter que a mi juicio representan un auténtico peligro para la institucionalidad.

Está claro que a Barbosa lo pusieron ahí para que “se haga el bobo” con investigaciones como la “ñeñe-política”, el “memo-fantasma” y muchas más... pero se está pasando.

El fiscal Barbosa debería renunciar no solo por incompetente sino por corrupto.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad