martes 24 de marzo de 2020 - 12:00 AM

A este virus lo mata la solidaridad

xxxxx
Escuchar este artículo

Luego de que apenas el pasado 9 de marzo se confirmó en nuestro país el primer caso de la pandemia COVID-19, hoy esta cifra registra más de 150 casos confirmados. A la fecha se decretó en todo el territorio el estado de emergencia económica, social y ecológica como también la cuarentena total y obligatoria a partir del martes 24 de marzo. En su propia desesperación por actuar, los gobernadores y alcaldes expidieron diferentes decretos para limitar la locomoción de la ciudadanía con el fin de frenar la agresiva expansión del COVID-19.

Las personas, con unas pocas excepciones, han acatado el llamado de las autoridades a no circular, excepto en caso de urgencia o necesidad de abastecimiento. Esta situación forzó a que las empresas privadas y el sector público implementaran el teletrabajo, que a pesar del rezago tecnológico, parece estar funcionando adecuadamente. Igualmente se suspendieron las clases en los colegios privados y públicos, en las universidades, y se limitó el uso del transporte público. La vida nos cambió radicalmente en cuestión de dias.

Algunos pronostican que la dimensión económica del COVID-19 podría superar incluso la gran depresión de 1929, cuando se derrumbó la bolsa de Nueva York. Ante el aparente dilema entre preservar la vida o trabajar para mover la economía, el gobierno nacional debe presentar un plan de choque social que ayude al país a superar en el menor tiempo posible los graves e inmediatos coletazos sociales y económicos que enfrentamos. Así, le pido al Ministerio de Hacienda y al Banco de la República que garanticen la liquidez del sistema financiero, otorgando subsidios a tasas bajas para que los bancos expandan el crédito a las personas naturales y jurídicas.

También es necesario que se aumenten de forma temporal , pero significativa, los subsidios para los más pobres (adultos mayores, desempleados, trabajadores informales). Se debe fomentar una alianza entre el estado y el sector privado para que no se paralice la economía. Es decir, que se le pague, por ejemplo, al sector hotelero para que ayude albergando a colombianos en cuarentena o a enfermos en unidades de cuidados intensivos temporales con miras a contener el virus.

Otra medida es que el sector manufacturero industrial pueda ayudar a producir útiles médicos como antibacteriales, tapabocas, ventiladores, UCI temporales. Por su parte, el sector de alimentos puede contribuir a entregar comida a los niños que no están asistiendo a clases.

Colombia y el mundo están pasando por una situación por la que claramente ningún gobierno estaba preparado para vivir. Los invito a que no perdamos la fe, la esperanza, la autoestima, la empatía, unidos como una sola familia, saldremos adelante. A este virus lo mata la solidaridad!

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad