martes 22 de diciembre de 2009 - 10:00 AM

Amigos: el vino de la vida

Auscultando las causas de la felicidad,  asoma claramente una: la sensación de acompañamiento, apoyo, respaldo y solidaridad, que sólo efectivamente brinda una verdadera amistad.

Es bien sabido que los mejores amigos son los padres. Por supuesto que  con alguna frecuencia se logra construir verdaderas amistades por fuera de la familia, lo que según algunos, suele suceder  más entre colombianos que entre nacionales de otras latitudes. Tal vez donde no logra florecer la amistad es en la política, pues para muchos, ella es el arte de hacer falsos amigos y verdaderos enemigos y es allí donde los lazos de la complicidad unen más que los de la amistad. Porque somos apegados y unidos a nuestras familias y además amigueros, es que logramos la sonrisa fácil, el chiste a flor de boca y una sensación de todos- poderosos y nada-nos- pasa que caracteriza a nuestra nacionalidad y que se hace evidente con la cualidad que todos los extranjeros  reconocen en nuestra gente: la calidez.

Los tiempos presentes que conmemoran la navidad, son realmente hermosos por la connotación familiar sumada al  significado religioso, tan importante para tantos.  Temporada para reencuentros, recuerdos y nostalgias que nos llueven en ambientes de satisfacción, acompañados mucha veces de  intercambios de regalos que testimonian cariños y afectos.

Una sensación inmensa de bienestar me inunda cuando pienso en la gratitud que debo a mis padres, a mis hermanos, a mis hijos, a mi esposa, sensación que se expande aún más cuando recuerdo a  mis amigas y amigos y su impronta dejada en mi alma.

Cicerón  advirtió de manera precisa  que a los  amigos solo se les puede pedir lo honesto y solo lo honesto se puede hacer por ellos. Por eso, la solidaridad amarrada a la amistad tiene límites, y son tales mojones, los que posiblemente, resquebrajan viejas coincidencias de vida.

Busco el significado de una  Feliz navidad,  y lo encuentro en el desear a los padres que sean amigos de sus hijos, y  a ellos que sean amigos de sus padres, y a todos, que construyamos una relación entre iguales de la mano de la comprensión por los defectos ajenos, y de la sabiduría para reconocer los propios.

¡Feliz Navidad!

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad