martes 29 de noviembre de 2022 - 12:00 AM

Analizar y tratar las aguas residuales

El Estado está obligado a proveer a sus ciudadanos agua libre de contaminaciones. Uno de los tantos argumentos para combatir la explotación minera legal e ilegal en el páramo de Santurbán, deriva del riesgo de contaminar los acuíferos y los nacimientos de aguas que dan origen a las fuentes del acueducto de Bucaramanga, hoy considerada como la ciudad con la mejor calidad de agua en el país. Noticias recientes dieron cuenta de la contaminación del rio Suratá con mercurio, a un grado de ochenta veces más que los niveles permitidos, lo que obligó al acueducto a tomar medidas.

Tan importante es suministrar agua potable, como tratar las aguas residuales antes de verterlas contaminando ríos y mares. El 90% de las aguas entregadas al Rio de Oro no están tratadas o lo han sido de manera deficiente, de allí que es imperativo priorizar en todos los municipios del área metropolitana el fortalecimiento de los proyectos, construcciones y mantenimientos con alta tecnología de todas las plantas de tratamiento de aguas residuales (PTAR) que se requieran.

Las aguas residuales son fuente de información epidemiológica para detectar presencia de agentes biológicos antes de que se hagan evidentes los brotes epidémicos de algunas enfermedades, el caso de poliomielitis en febrero del presente año en Londres es un ejemplo, y lo sucedido en China, donde la detección del virus SARSCov2 precedió a la consulta de enfermos en los hospitales. En 2020 el CDC en USA inició programas de detección de aguas residuales, pues no solo es factible detectar organismos que nos enfermen, sino cualquier cosa que contamine proveniente de la industria, la erosión o los seres humanos.

Nuestros desechos llevan su etiqueta bioquímica y las diferentes tecnologías nos brindan la posibilidad de detectar drogas, químicos o bacterias en las aguas residuales de una casa, un conjunto, un barrio o una ciudad, con el objetivo de diseñar políticas de salud pública y de control ambiental.

Así como los médicos obtienen información de la orina y las heces, la salud pública puede obtener información valiosa de las aguas residuales.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad