martes 10 de noviembre de 2009 - 10:00 AM

Colombia necesita un Fiscal idóneo, probo e independiente

Para muchos, el lío de la terna para escoger Fiscal General es muy aburrido, pero dada la gran importancia que tiene este embrollo para la vida de todos y cada uno de los colombianos, me atrevo a expresar mi opinión, a riesgo de que el lector llegue en su lectura hasta este punto.

El diseño constitucional de 1991 partió de la prohibición expresa a la reelección presidencial. Al mover esta condición, la estructura de equilibrio y contrapesos entre los poderes públicos, colapsó. Según el diseño aprobado, el presidente terna, para que la Corte Suprema de Justicia (CSJ) escoja un Fiscal que ejercerá su cargo durante el período del siguiente Presidente, garantizando de alguna manera una independencia del poder ejecutivo en ejercicio, pero conservando el origen de la nominación en dicho poder y excluyendo la coincidencia en el tiempo.

Las fuerzas uribistas estallaron la Constitución Nacional (CN) con la reelección. El Fiscal ya no es independiente, pero la CSJ exige idoneidad, probidad e independencia como condiciones de la terna, además de reclamar su jerarquía y expresar su rechazo a considerar su papel como de meramente tramitador.

Al entrar en vigencia el proceso oral en la justicia penal, corresponde al Fiscal actuar como acusador de los procesos en los cuales estén involucrados altos funcionarios del Estado, como acontece hoy. Por tal razón, si bien la CN no exige el requisito de penalista para ser nombrado Fiscal, éste se desprende del concepto de idoneidad. Así como nadie con un enfermedad del corazón se pone en manos de un ortopedista, así la ley lo permita, es una irresponsabilidad descargar las responsabilidades de un Fiscal en manos de una abogado laboralista o administrativista.

Falta de idoneidad y de independencia han hecho la terna inviable. El Presidente debe de dejar de buscar en la opinión y en las leyes del pasado, la forma de imponer su interés y por el contrario, darle al país la posibilidad de tener un Fiscal independiente, probo e idóneo.

PS: Con Uribe sucede lo mismo que pasa con los músicos malos: hay que pagarles no para que sigan tocando, sino para que se vayan.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad