martes 24 de enero de 2023 - 12:00 AM

¿Cumpliendo lo que dijo?

Uno de mis autores favoritos es el nobel de economía, el sicólogo Kahneman, quién con Tversky describieron la falacia de planificación, un sesgo (atajo mental) que consiste en un exceso de optimismo para calcular el tiempo que consume una actividad, generando impuntualidad en las actividades que le siguen.

Todos tenemos errores de cálculo, o de juicio, como consecuencia de nuestros sesgos que son más de cincuenta y que comandan la mayoría de nuestras decisiones, por lo general equivocadas o imperfectas. De allí aquel aforismo “errar es humano”, sobre el cual se han construido teorías de mitigación, como la del “queso suizo”.

Al presidente, la oposición le magnifica su impuntualidad, que la comparten al menos el 70 % de los colombianos y que, por supuesto debe gestionar, pero la usan sus contradictores de manera perversa, criticándole adicionalmente lo que deberían alabar: el cumplimiento estricto de sus promesas de campaña.

Todos estábamos advertidos de sus propuestas de reformas institucionales y de cambios que respaldamos la mayoría de los electores. No recuerdo que la Ley 100 de 1993 que dio origen al actual sistema de salud, haya sido debatida ampliamente, antes de ser presentada al congreso para su discusión y aprobación. Sus logros para conservar fueron obtenidos después de más de veinte años de infamias.

Hay leyes de iniciativa parlamentario y otras de iniciativa del gobierno, pero todas hacen trámite en el congreso durante cuatro u ocho debates según sea ordinaria, marco o estatutaria. Una cosa es el proyecto de ley que se debate en el congreso, y otra cosa es lo que al final del proceso se aprueba. Comparto el decálogo reformista publicado en 2014 por Alejandro Gaviria que debe ser tenido en cuenta por los congresistas con ocasión de las reformas propuestas por Petro, pero es cierto que las EPS no son indispensables, en cambio, implementar la atención en el primer nivel, hacer trasparente el manejo de los recursos públicos y dignificar al talento humano, son propósitos que inspiran la reforma al sistema de salud y que deben ser aprobados en el congreso y respaldados por los ciudadanos en todos los escenarios; uno de ellos y solo uno, es el congreso.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad