martes 25 de julio de 2023 - 12:00 AM

Jaime Calderón Herrera

De la mano con la policía nacional

Para muchos jóvenes la vida ha perdido sentido. Ayer éste se nos daba desde la familia; hoy desmantelada a fuerza de las circunstancias derivadas de lo económico, lo social y lo político. Los hijos nacen en la fractura social y los centros educativos se han convertido en “parqueaderos de niños” donde no encuentran la formación que no les brinda un hogar. Les hemos robado la infancia y la inocencia a la niñez. Entre tanto las mafias aprovechan el vacío para inducir la adicción a sustancias que a la vez que “parchan”, ensimisman al sujeto y lo hacen proclive a la sociopatía y al delito.

El Estado debe focalizar grandes esfuerzos en reconstruir tejido y cohesión social, vecindario y comunicación, colaboración y cooperación. La seguridad alimentaria es una prioridad en una ciudad donde uno de cada tres habitantes padece hambre. La seguridad económica es un imperativo donde uno de cada tres habitantes está en la miseria o en la pobreza monetaria. La seguridad del suelo se impone en un territorio con múltiples áreas en alto riesgo y que en los cálculos más conservadores se requiere la reubicación de al menos veinte mil viviendas. La seguridad social urge cuando pocos adultos mayores reciben pensión y las barreras de acceso a la atención médica son casi infranqueables para el 60% de la población.

El 61.5 % de los bumangueses “no se siente seguro en la ciudad”. Muchos creen que es un tema policivo, cuando de lo que se trata es de seguridad social, ambiental, económica y alimentaria, y, además, policía, pero, sobre todo, justicia. Alienta oír la nueva estrategia en labios del General Salamanca: “...inclusión y diálogo con las comunidades, así como el reiterado mensaje a los policías a acatar y hacer cumplir la ley...mejorar el comportamiento inadecuado de las personas mediante la promoción de valores y cultura ciudadanos, intervenir las causas generadoras de violencias, delitos y comportamientos contrarios a la convivencia...y contribuir en la construcción del tejido social.” ¡Felicitaciones General! Un nuevo enfoque desde los CAI soportado en tecnologías eficaces, como bien lo explicó, nos devolverá la confianza. No tenemos justicia, pero podemos reconstruir municipalidad y sociedad de la mano con nuestra institución policial.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad