martes 25 de febrero de 2020 - 12:00 AM

El estrés y los malignos

Somos una sociedad que vive en estrés, en condición de peligro y agresividad que nos ha conducido a enfermar en lo orgánico y en lo mental: ansiedad, abusos, obesidad, suicidios...
Escuchar este artículo

Los extremos son malignos. El estrés es un buen ejemplo. Es la única manera de adaptarnos a nuestro entorno y nadie duda de la efectividad de este mecanismo para sobrevivir. Sin embargo, de manera súbita, puede desencadenar el síndrome de estrés postraumático y la depresión; y si es de manera sostenida, pues muchísimos males.

Nuestros cerebros poseen una pequeña estructura llamada amígdala, capaz de combinar información de la memoria y de los sentidos, y en consecuencia disparar o no, una señal de alarma mediante una reacción electroquímica que envía a otra estructura llamada hipotálamo, la cual libera adrenalina, cortisol y otras hormonas, poniendo muchas funciones del cuerpo en pausa, y enfocando nuestra humanidad en la amenaza inmediata. Sabemos que los microrganismos que habitan nuestro intestino lo harán más o menos permeable a moléculas que inducen reacciones en el cerebro y que juegan un papel en nuestra reacción al estrés.

La respuesta es individual y obedece a la liberación de mayor o menor cantidad de NPY, neuropéptido Y, durante una situación provocadora. Cuenta también, la personalidad, los genes, el cuidado y amor durante los primeros años de vida. La risa sí es remedio infalible. La persona optimista, de buen humor, que ríe fácilmente después de enfrentar una causa estresante regresa rápidamente a la normalidad.

Somos una sociedad que vive en estrés, en condición de peligro y agresividad que nos ha conducido a enfermar en lo orgánico y en lo mental: ansiedad, abusos, obesidad, diabetes, suicidios, hipertensión arterial, masacres, feminicidios, infartos, indolencia, ataques cerebrales, depresión, pánico, todo ello inducido por unos malignos con disfraces ideológicos justicieros, que alimentan el estrés mediante el conflicto, la intolerancia y el odio, para defender poder, propiedades improductivas y privilegios.

Tratando de entender, me aventuro a pensar que posiblemente estos malignos carecieron de cuidado y amor en su infancia, además, sus genes, su personalidad y su humor, algo tendrán que ver.

Y a usted, lo sucedido en Bojayá y en Dabeiba, los asesinatos de indefensos inocentes, el exterminio de contradictores y el silencio de tantos ¿lo estresa?

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad