martes 15 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

El lado oscuro

Debiéramos pensar que amén de sus capacidades, quienes tomen decisiones que nos afecten, entre ellos nuestros gobernantes, deben ser buenas personas, como condición necesaria para permitirles que ejerzan su influencia en nosotros...
Escuchar este artículo

Podría afirmar que los seres humanos, al igual que el bello satélite que nos ilumina en la noche, tenemos un lado oscuro y uno que brilla. A muchos que consideramos exitosos, famosos, simplemente admiramos o seguimos ciegamente, tal vez su mérito sea el de lograr mayor esplendor de su lado claro y ocultar o gestionar el oscuro.

El hecho de ser un musico, político, líder, escritor, científico, militar y que el mundo lo ubique entre los famosos, aún entre quienes han aportado grandes beneficios a la humanidad, no significa que necesariamente hayan sido o sean buenas personas. Y dicen que son buenas personas, aquellos en quienes podemos confiar porque tienen humildad, empatía, sinceridad y se conocen por sus buenas acciones. Al contrario, quienes se caracterizan por su arrogancia, su narcisismo, y/o son hábiles en el engaño, en la confusión o en la hipocresía, pudiéramos decir que no lo son. Bien lo dijo Lincoln, si quieres conocer a un hombre, dale poder.

Por ejemplo, nadie niega que Aristóteles ha ejercido una influencia enorme en las ideas que han dominado la civilización de occidente, pero su personalidad se ve opacada por su misoginia, pues consideraba que las mujeres eran “hombres a medias” y que no merecían mayor consideración. Nuestro libertador Simón Bolívar se caracterizó por su crueldad durante la guerra libertadora, y muchos historiadores le han atribuido masacres injustificables como la posterior al asedio a Puerto Cabello y la “Navidad negra” en Pasto, cumpliendo su estrategia de no dejar prisioneros. Flaubert, uno de los más grandes novelistas, ha sido acusado de pedófilo. A Picasso se le conoce por cruel y despiadado. Steve Jobs alegó infertilidad para negar la paternidad de su hija Lisa, no obstante tener otras tres hijas. El perverso presidente Duterte de Filipinas, ordenó disparar a matar a quienes violen la cuarentena. Biografías de muchos famosos registran sus patologías sociales y siquiátricas.

Debiéramos pensar que amén de sus capacidades, quienes tomen decisiones que nos afecten, entre ellos nuestros gobernantes, deben ser buenas personas, como condición necesaria para permitirles que ejerzan su influencia en nosotros, o nos gobiernen.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad