martes 18 de agosto de 2009 - 10:00 AM

El Referendo puede ser un búmeran

Hoy, a diferencia de ayer, considero que el Congreso debe aprobar el inconstitucional Referendo reeleccionista, no obstante todas las afectaciones inmorales y politiqueras que su trámite ha conllevado.

La razón principal es la que tiene que ver con que el presidente quiere y le conviene permanecer en el poder y hará todo lo que sea necesario para lograr su objetivo.

Si no hay referendo, será capaz de cerrar al Congreso (promesa electoral para el 2002), culpar a la Corte, inclusive modificarla, compartir en mayor grado soberanía con Estados Unidos, tensionar aún más las relaciones con los vecinos para exacerbar el nacionalismo y el patriotismo, aumentar las prebendas al gran capital y todo con el aplauso de las mayorías seducidas y manipuladas emocionalmente, que lo ratificarán en la presidencia, quien sabe hasta cuándo.

Por el contrario, si hay referendo, habrá la ocasión de un debate que permita mostrar el balance pobre de la gestión Uribe por siete años. Los aspirantes a la presidencia defenderán sus propuestas, los uribistas votarán el SÍ, los oposicionistas promoveremos la abstención y los uribistas vergonzantes votarán por el NO, pero la discusión permitirá resolver el acertijo referente a si las Farc siguen siendo el principal problema de Colombia y la justificación de un régimen tan guerrerista e inmoral como ellas.

Si están acabadas o reducidas, pues concentremos esfuerzos en lo social, si son aún un peligro, pues es hora de cambiar de estrategia, ya que se le ha permitido todo al gobierno, menos el fracaso, simplemente porque las mayorías, en forma consciente o no, le han expedido un cheque en blanco.
El referendo es la oportunidad (aunque reconozco que en desventaja) para alejar el fantasma de la destrucción definitiva de los vestigios democráticos de nuestra institucionalidad.

Si siete millones salen a apoyar el referendo significará que la oposición carece de capacidad para ser una alternativa de poder y da lo mismo que Uribe se quede o se vaya.

Si no se logra la participación validatoria del referendo, los apáticos sumados a la oposición sin matices permitirán una expresión democrática con posibilidades de rectificación política. Pero, si no hay referendo, Uribe, los medios y las encuestas, validarán unas falsas mayorías y harán lo que les venga en gana.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad