martes 08 de diciembre de 2020 - 12:00 AM

En el centro del hoyo

Demasiados buscan el centro que quieren ver como una forma de deslindarse de proyectos estigmatizados, pero es probable que solo estén cayendo en un hoyo negro.
Escuchar este artículo

Damos por cierto la existencia de los Hoyos Negros, pues, al fin y al cabo, los astrónomos no solo han confirmado la teoría de la relatividad de Einstein, que los reseña con elegancia, sino que los han podido “ver”. El físico Carlo Rovelli los describe como “monstruos que giran en vórtices tragándose las estrellas y produciendo rayos intensamente poderosos y otras diabluras”. Pero hay una pregunta que surge. ¿A dónde cae toda la materia que cae en un agujero negro? La respuesta es que no se sabe. Las ecuaciones matemáticas muestran que la materia cae cada vez más rápidamente hasta llegar al centro del hoyo, de ahí en adelante se esfuma. Podría ser... nadie sabe. El universo que está plagado de hoyos negros tragándose cuanta materia cae en su periferia, hoy son conocidos por dentro y por fuera, pero no su centro, donde el misterio permite preguntas inquietantes. Es posible que la materia allí, en el centro, ¿se transforme en calor? ¿O que la materia en ese punto emerge en otro universo? ¿O que allí la materia y el espacio-tiempo signifiquen nada? ¿O que en un fenómeno cuántico se ralentice antes de llegar al centro, se detenga generando una inmensa presión que evite llegar a ese punto inquietante, a la manera como se da la presión que evita que los electrones caigan en los átomos? No quiero sumergirlos en las profundidades a las que nos lleva Rovelli y aceptémosle que un agujero negro es “quizás una estrella que colapsa y rebota en cámara extremadamente lenta”. He aprendido que todo tiene que ver con la física, incluso la política. Los colombianos fuimos hasta hace unos años liberales, conservadores o revolucionarios, con todos los matices. Hubo el social-conservatismo, el Movimiento Revolucionario Liberal, los Estalinistas, Maoístas, trotskistas, etc. Muertos los partidos, se desdibujaron las ideas y se huyó de las viejas militancias en búsqueda de una imagen que seduzca a una mayoría decepcionada. Demasiados buscan el centro que quieren ver como una forma de deslindarse de proyectos estigmatizados, pero es probable que solo estén cayendo en un hoyo negro.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad