martes 15 de diciembre de 2009 - 10:00 AM

La alternativa es una derecha decente

La nación se ha derechizado. Un liderazgo efectivo del Presidente, el desprestigio de la izquierda democrática por cuenta de la presencia de una izquierda subversiva y armada y una campaña muy bien diseñada al parecer por el asesor venezolano JJ Rendón, lo han logrado.

En razón a lo anterior,  un candidato presidencial que no tenga grandes visos de derecha, tiene muy pocas posibilidades en las elecciones del próximo año. De otro lado, la base programática de Uribe  muestra signos de agotamiento, ya que la 'seguridad democrática' se desacredita por cuenta de la inseguridad urbana, el conflicto regional y la sobrevivencia de las Farc.  La 'confianza inversionista' pierde terreno ante  la profundización de la crisis económica nacional y el aumento del déficit fiscal, y el desempleo  afecta  y desvirtúa la cohesión social  no obstante los programas de Familias en Acción y Guardabosques.

El menú de candidatos muestra en la extrema derecha al  candidato presidente y al jefe de Cambio Radical. En la derecha moderada a  Rafael Pardo, candidato del partido  liberal, a Sergio Fajardo y a  las posibles candidaturas de Antanas Mockus y Peñaloza.

El Polo merece un análisis diferente, pues si bien se conformó con movimientos de la izquierda democrática y aún con sectores que anteriormente  tuvieron acuerdos con las Farc, como es el caso del Partido Comunista, también acogió  sectores de derecha como la Anapo y el M 19. Recordemos que el M19 surge como movimiento armado en respuesta al fraude cometido contra los intereses del general Rojas, quien había ganado las elecciones. Fue el pulso entre dos derechas. Por eso no se entiende la estigmatización a Petro (quien nunca disparó un tiro), con la presencia en el actual alto gobierno, de Rosemberg Pabón (comandante uno), quien le ha disparado hasta a su reflejo en el espejo.

El caso es que Petro representa más al Polo de centro con visos de derecha, que a la izquierda del mismo.

Por tal razón la posibilidad de una coalición nacional de fuerzas de derecha (decente) es tan viable como es su posibilidad de ganar las elecciones. Si la encabeza Pardo u otro, dependerá de la capacidad del liberalismo para innovar y para proponer, dentro de una campaña que exige creatividad y conexión con la juventud.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad