martes 08 de noviembre de 2022 - 12:00 AM

La cumbre de compromisos incumplidos

No hay político o mandatario que de dientes para afuera no se comprometa con las metas propuestas, tanto con la emisión de gases de efecto de invernadero como en el control de la deforestación, sin embargo, no conozco alguno que haya cumplido.

Se inicia en Egipto la cumbre sobre el cambio climático, COP 27, cuando las predicciones de la ciencia se hacen realidad en términos de acidez de los océanos, descongelamiento de glaciares y mareas ciclónicas, obligando a millones de seres humanos al desplazamiento de las áreas afectadas por inundaciones y/o huracanes, con pérdidas incalculables en cultivos, situación que agrava la crisis alimentaria producida por la guerra en Ucrania. Ricos y pobres asumen pérdidas materiales también incalculables, todos pensando en que los líderes de los países desarrollados implementen los acuerdos hechos en 2015.

Al parecer, nadie espera que en 2022 aparezcan sabios o políticos con propuestas innovadoras y revolucionarias y saquen de la manga una solución definitiva al problema. Lo que todos esperamos es que se haga lo más difícil: la implementación de las propuestas ya acordadas.

La causa raíz, como dicen los que saben, es el modelo económico imperante y que como efecto no deseado, pero cierto, produce tal cantidad de gases que atrapan el calor en el planeta, con efectos devastadores al desencadenar cambios en el clima que cada vez producen mayores desastres. Muchos hablan del inicio de la extinción de la vida, lo cual, por sonar apocalíptico, hace que la consciencia colectiva mire hacia otro lado, para ignorar lo que suena tan aterrador.

No hay político o mandatario que de dientes para afuera no se comprometa con las metas propuestas, tanto de disminución de emisiones de gases de efecto de invernadero como en el control de la deforestación, sin embargo, no conozco alguno que haya cumplido, aunque es cierto que algunos países como USA han disminuido las emisiones, pero ni en la cantidad suficiente, ni en la acordada. Algunos mentirosos como nuestro pasado presidente vociferaron un falso compromiso, en su caso desmentido por los hechos que muestran un aumento inusitado en deforestación. Un tema clave de esta cumbre es tener un compromiso real de los países ricos de financiar a los pobres en sus planes de mitigación al cambio climático. En nuestro caso, consiste en pagar por la conservación de la Amazonía, como bien lo ha planteado el Gobierno de Petro. El problema es que queda poco tiempo.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad