martes 19 de octubre de 2021 - 12:00 AM

La era del ARNm

hoy tenemos la posibilidad de cambiar la administración de antibióticos por la de inyectar recetas de ARNm.
Escuchar este artículo

Trato de evitar las frases “cliché”, pero en esta ocasión voy a afirmar que es verdad que las crisis generan oportunidades. Si bien es cierto que la tecnología llamada ARNm (AcidoRiboNucleicomensajero) venía siendo objeto de investigación para crear terapias anticancerosas, fue la pandemia originada por el virus SarsCov2 la que le permitió mediante las “vacunas” con dicha tecnología encontrar un rotundo éxito y abrir el camino hacia una nueva medicina.

La mayoría de las funciones vitales de nuestro organismo las llevan a cabo las proteínas, pero son los ARNm quienes dan las instrucciones para producirlas. En el caso de las vacunas ARNm, éstas dan los códigos para producir proteínas virales que inducen una respuesta de nuestro sistema inmunitario. Pero los ARNm pueden codificar cualquier tipo de proteínas para el manejo de cualquier tipo de trastornos. Por ejemplo, el manejo de las infecciones. Hoy las tratamos con antibióticos, pero hemos visto la creciente resistencia de las bacterias ante ellos y el nacimiento de las denominadas “superbacterias”. De otro lado, su uso está generando gran contaminación, dado que, como cualquier otra molécula de cualquier otro medicamento, al final, ella o algunos de sus metabolitos, se eliminan de nuestros cuerpos por vía de la orina o de las materias fecales, contaminando las fuentes de agua y los océanos, produciendo graves desequilibrios en la vida de los mismos. Pues bien, hoy tenemos la posibilidad de cambiar la administración de antibióticos por la de inyectar recetas de ARNm. Muchos de los nuevos medicamentos son anticuerpos constituidos por proteínas, cuya producción es compleja y costosa, lo cual cambiará con la tecnología ARNm, pues esa parte compleja se la delega a nuestro organismo, ya experto en ello, mediante la inyección de las instrucciones para producir tal o cual proteína. Por supuesto que la investigación apenas se inicia, pero la pandemia abrió el camino. También el ARNm puede proporcionar versiones funcionales para personas que han heredado enfermedades por proteínas defectuosas. En fin, estamos ante una nueva era de la medicina como fue a comienzos del siglo pasado con el éxito de los hoy ya devaluados, pero aún útiles antibióticos, solo que con un espectro terapéutico más amplio.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad