martes 19 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

La razón nunca es suficiente

Ante la incapacidad de dar soluciones a las necesidades sociales, ideologizan el tema de una manera banal, pues como sabemos, la razón nunca es suficiente.
Escuchar este artículo

No recuerdo agitación suramericana similar a la que asistimos hoy. Grandes manifestaciones ciudadanas contra el modelo económico aplicado por gobiernos como el de Piñera en Chile, reprimidas de manera violenta, pero con la salida política de una reforma constitucional. Bolivia, con un golpe de Estado intentando estabilidad mediante represión con más de dos decenas de muertes inocultables y con directivas de impunidad al mando militar, obligando al exilio a quien presidió el gobierno más exitoso de la región en términos económicos, sociales y de inclusión y equidad, como lo reconocen tirios y troyanos, un caso de éxito que se constituyó en amenaza para los intereses de las multinacionales de la minería y sus socios nacionales, y “mal ejemplo” para la región.

Morales brindó la ocasión para ser acusado de fraude y abrió la oportunidad para la aplicación del libreto de presidente interino, amenaza castrochavista y la mano sesgada de la OEA. Argentina marchó y resolvió la contradicción sin violencia, eligiendo a Fernández y al peronismo. Brasil, después de condenar a prisión (en un proceso opaco) a Lula, hoy liberarlo por la justicia, gana las elecciones la ultraderecha de Bolsonaro. Ecuador nos reveló nuevas ediciones del movimiento indígena, con grandes movilizaciones que obligaron al gobierno Moreno a dialogar y a conceder. Venezuela fue ayer por enésima vez escenario de marchas masivas de la oposición en simultáneo con otras de apoyo al régimen, pero sin grandes desmanes ni muestras de represión al estilo chileno, ecuatoriano o boliviano. Perú se encuentra en el proceso de resolver su crisis política adobada por la corrupción, denominador común en Latinoamérica.

Unos y otros hablan de infiltrados y poco reconocen sus errores, ni el efecto del bloqueo, ni el de sus modelos económicos. Ante la incapacidad de dar soluciones a las necesidades sociales, ideologizan el tema de una manera banal, pues como sabemos, la razón nunca es suficiente. En Colombia marcharemos el 21 para demostrarle a los vándalos y a los vándalos antivándalos, que la protesta es un derecho constitucional que hacemos valer, y recordarle al gobierno el mandato de corregir el rumbo hacia la paz.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad