martes 23 de marzo de 2010 - 10:00 AM

No estamos obligados a ganar, sino a ser honestos'

El sistema de salud de los Estados Unidos es uno de los más ineficientes, costosos, inequitativos e injustos, y no obstante el esfuerzo de todos los presidentes por reformarlo no había sido posible por cuenta de las aseguradoras.

El presidente Obama se la ha jugado toda por su Reforma, que si bien no corrige las deformidades del sistema, sí avanza en la dirección correcta de universalidad y equidad. Los republicanos, opositores, se han abstenido de debatirla pues tenían la orden de enterrarla. Obama era consciente de que la suerte de su gobierno y de su reelección, dependía del éxito que tuviera con su propuesta, que sin duda alineará a la clase media americana, la principal beneficiada, razón por la cual se oponían los republicanos.

El presidente americano ha respondido a los enemigos con una frase de Lincoln: 'No estoy obligado a ganar sino a ser honesto'. Frase ésta que debiera inspirar al gobierno colombiano ante la necesidad de realizar una profunda reforma estructural a nuestro sistema de salud.

El nuestro, con sus graves fallas, es mejor que el de los americanos, pero la comparación no es valedera, pues el de éstos es el peor del mundo.

Sin embargo, allá como aquí, el gran grupo de interés con ambición desbordada, con alma de banqueros, es el de los aseguradores e intermediarios, que entre mayor sea el margen mas anhelan.

La Emergencia Social que dio vida a una pésima e improvisada reforma se advierte moribunda ante la Corte Constitucional (ojalá sea así), y en consecuencia el país, sus congresistas, el gobierno saliente y el gobierno entrante, debemos acometer con seriedad la reforma que necesita el pueblo colombiano que ya destina más del 8% de su Producto Interno Bruto a la salud, pero que no se ha podido librar del raterismo, la ineficiencia, la politiquería y la ambición desbordada.

La claridad conceptual y la coherencia de las propuestas con los intereses de la mayoría de los colombianos en este tema, van a definir el ganador de la primera y de la segunda vuelta en las elecciones presidenciales colombianas.

Rafael Pardo y Antanas Mockus, han estado claros y coherentes, esperemos a oír a los demás.

Pero como recordó Obama: No estamos obligados a ganar pero sí a ser honestos.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad