martes 22 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

No solo se hace camino al andar

Lo que nunca imaginé es que las autoridades pudieran identificarnos por nuestro caminado, casi con mejor precisión que con la huella digital...
Escuchar este artículo

Nuestros cuerpos se expresan de manera individual con los estados de ánimo, pero también al desplazarnos. Pensaba que nuestros movimientos eran aprendidos al observar los mayores, pero todos somos conscientes que hay un alto componente hereditario con nuestro caminar. Lo que nunca imaginé es que, mediante inteligencia artificial en este siglo de la era digital, en especial en tiempos de pandemia, cuando el uso obligatorio de tapabocas oculta gran parte de nuestro rostro, las autoridades pudieran identificarnos por nuestro caminado, casi con mejor precisión que con la huella digital, el reconocimiento del iris o el reconocimiento facial.

Parte del examen clínico de un enfermo es observar su marcha, pues algunas enfermedades neurológicas presentan patrones característicos que ayudan al diagnóstico. De hecho, para hacer viable la marcha del ser humano, se requiere de la coordinación de muchos músculos que alternan contracciones y relajaciones, entre los cuales están el cuádriceps y los isquiotibiales, responsables del balanceo, aceleración, desaceleración y apoyo del individuo al caminar. Estos patrones pueden sugerir enfermedades cognitivas y de otra índole bajo el análisis de inteligencia artificial.

David Adam refiere en un artículo, cómo Honorato de Balzac se deleitaba describiendo de manera exhaustiva el modo de caminar de sus personajes, atribuyéndole a esas particularidades una vinculación con su personalidad. Actualmente hay expertos forenses en esa materia y científicos como Sebastian Heinzel que estudian las diferencias en los giros y ángulos de la pierna, asegurando que tenemos un patrón único de marcha que es identificable. Ahora que han impuesto en los medios hablar mal de China, se dice que allí lo usan las autoridades para seguimiento, pero lo cierto es que esta herramienta digital de análisis está presente en todo el mundo desarrollado, y es un motivo más para exigir regulación ética de su uso, que puede ser muy útil en medicina, pero que también puede afectar la libertad y privacidad del individuo, ambos, bienes inalienables.

PS: Lamento la muerte del compañero de muchas tertulias, abogado Iván Ortega Mota

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad