martes 25 de agosto de 2020 - 12:00 AM

Nos importa un pito

...si logramos adaptarnos a tamañas restricciones en tiempo tan breve, cómo no vamos a poder, de manera más lenta, cambiar nuestros hábitos para tener un mejor planeta.
Escuchar este artículo

En alguna parte leí que la vida es lo que nos sucede mientras estamos haciendo planes. Todos tuvimos planes para el 2020, pero la pandemia fue lo que nos sucedió. Mientras discutíamos acerca de la era digital y sus riesgos y beneficios, llego el SarsCov2. Mientras la agenda del cambio climático confrontaba a negacionistas con quienes advertían los estragos causados por el calentamiento global, llegó la Covid19, que nos enclaustró, afectó en materia grave la economía mundial, y es muy factible que cause en Colombia alrededor de un millón de contagiados y cuarenta mil muertos cuando complete su primer año.

El lado optimista es que nos obligó a hacer un alto en el camino, nos puso a reflexionar, nos familiarizó con las herramientas TIC y con el teletrabajo, disminuyó el consumo suntuario, y produjimos menos CO2. Empezamos a ver que las amenazas previas al 2020, pueden ser vencidas y que, si logramos adaptarnos a tamañas restricciones en tiempo tan breve, cómo no vamos a poder, de manera más lenta, cambiar nuestros hábitos para tener un mejor planeta. Además, sabemos más de las implicaciones de vivir en la era digital, de los límites de la ciencia y del daño que le hacen los fraudes y los intereses de la codicia. Pero también somos conscientes que el mundo digital y la ciencia son las herramientas para enfrentar los retos del cambio climático y de la pandemia. La deforestación, el exceso de CO2 en la atmósfera y que permanece allí por más de un siglo, el descongelamiento de los glaciares, las sequías, las inundaciones, la afectación al ciclo de las aguas subterráneas, hidroituango, Santurbán y los páramos, las hambrunas, la pérdida de empleos, el aumento de la pobreza en los países pobres, las noticias falsas, el autoritarismo, la violencia, la pérdida de libertades y de democracia, son en conjunto lo que debemos afrontar las generaciones presentes y futuras.

Cierto es que necesitamos también conocer la verdad de lo que ha sucedido y sucede en Colombia y que la suerte judicial de Uribe y uribitos ¿importa un pito?

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad