martes 17 de noviembre de 2009 - 10:00 AM

Tres mejor que dos

Dos libros interesantes y polémicos llegaron a mi mano por fortuna. El primero, por atención de un dilecto amigo; el segundo, por la tentación que brindan las librerías de los aeropuertos.

Collins, quien dirigiera el proyecto Genoma del Instituto de Salud de los Estados Unidos, con argumentación elegante en su libro titulado Así habla Dios, desarrolla la hipótesis mediante la cual afirma que la ciencia con el avance del conocimiento no se contrapone a la fe sino por el contrario la reafirma, en tanto los fundamentalismos como los sostenidos por los creacionistas, apegados literalmente al Génesis, le hacen daño, tanto como los que sin argumentación válida se aferran a la perspectiva del llamado Diseño Inteligente (DI). Este científico afirma que los conocimientos actuales confirman las afirmaciones de Darwin en cuanto a la evolución y a la selección de las especies y por otro lado, los avances en astrofísica y física cuántica no riñen con interpretaciones no literales del relato bíblico. Saramago, premio Nóbel de literatura, novela la figura de Caín, en el contexto de la intemporalidad y lo hace protagonista de importantes pasajes relatados en la Biblia, tales como el abortado sacrificio de Isaac, la Torre de Babel, el asesinato de Abel, el Arca de Noé y desde su perspectiva atea devela literariamente y con aliño filosófico las contradicciones divinas.

Leer sin conexión cualquiera de los dos libros es de por sí una deliciosa aventura, leerlos simultáneamente, es una aventura con mayor fruición.

Al terminar la lectura de Caín vino a mi memoria (por obvias razones) la novela del escritor vallenato Alonso Sánchez Baute, titulada con acierto, Líbranos del Bien y que describe con esmero de escultor, el devenir de un paraíso, que al igual al del relato bíblico, sumido en la contradicción del bien se confunde en la contradicción del mal.

Tres libros aptos para leer en tiempos de vacaciones y reflexiones.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad