martes 14 de enero de 2020 - 12:00 AM

Un ministerio con hongos

El liderazgo de Torres es digno de encomio, pero su posición ante la ciencia la inhabilita para ejercer el ministerio.
Escuchar este artículo

El hongo ganoderma ha sido un producto milenario de la medicina tradicional china al cual le han atribuido propiedades casi milagrosas por contener moléculas antioxidantes. No hay estudios científicos que comprueben su poder terapéutico, pero sí se sabe del riesgo de consumirlo de manera concomitante con anticoagulantes. Ha sido promovido comercialmente por una empresa multinivel (pirámide) llamada Organo Gold, con presentaciones asociadas al café y al chocolate. En Colombia, Mabel Torres, una bióloga chocoana con maestría y doctorado, produce además de productos cosméticos, una “bebida funcional” con el mencionado hongo, con la intención de tratar el cáncer. Cuando el periodista Pablo Correa le pregunta el porqué de promover la bebida con fines terapéuticos sin los estudios científicos universalmente aceptados, la empresaria respondió: “puede ser que el conocimiento ancestral sea empírico y no tiene un método científico, pero sí tiene una metodología. Fue en ese momento que me separé (de la ciencia) y, te lo decía, lo hice desde las emociones...” Torres se acaba de posesionar como la primera ministra de ciencia, tecnología e innovación, en medio del asombro de la comunidad científica nacional. Si tomó distancia del método científico, desde la teoría del anarquismo epistemológico de Paul Feyerabend, encontraría una coherencia con el gobierno que la designó, que flota sobre enunciados, sin mirar el fondo que los sustenta, pues el filósofo austriaco en su libro Contra el Método propuso el “todo vale”, pero no a la manera como tal vez lo entiende el régimen. Torres cumpliría requisitos para la consejería de la economía naranja y aún para el ministerio de la cultura, o de comercio, pero en el de la ciencia, es una afrenta a los colombianos y un oso mundial.

La Asociación Colombiana de Facultades de Medicina, Ascofame, concluye en su comunicado “...lamentar que el derrotero de cómo hacer ciencia en nuestro país haya quedado en manos de la pseudociencia, entendida como aquella creencia o práctica que es presentada como científica y fáctica, pero es incompatible con el método científico.”

El liderazgo de Torres es digno de encomio, pero su posición ante la ciencia la inhabilita para ejercer el ministerio.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad