martes 20 de octubre de 2009 - 10:00 AM

Uribe al igual que el dólar se devalúa

La mayoría de los analistas  han atribuido al 'efecto teflón', que los reiterados escándalos  del  gobierno  Uribe no lo salpique en persona y no afecte el respaldo a su mandato, efecto explicado por  sus éxitos  golpeando  y reduciendo  a la guerrilla.

Yo pienso que   tienen razón pero solo en parte. La otra parte  no tiene nada que ver  con su gobierno, me refiero al período de expansión y crecimiento económico  generado por las principales economías y que produjo una percepción de prosperidad y tranquilidad financiera aún los países pobres. Pero como el capitalismo tiene sus ciclos, vino la gran crisis que trajo como consecuencia según el economista Eduardo Sarmiento, la quiebra de los bancos de inversión, el cierre de mercados y la devaluación del dólar.

Para todos es claro que la mayor economía del mundo saldrá adelante, no obstante su déficit fiscal (12% del PIB) y  el déficit en su cuenta corriente. Parte de la salida es devaluando el dólar. Esta devaluación afectará menos a las economías grandes y más a las pequeñas. La colombiana solo pesa un 0.4% de la economía mundial. Además,  Uribe no ahorró en los momentos de vacas gordas, y ahora cuando están flacas, estamos indefensos ante una devaluación que se prolongará al menos por cinco años, según muchos analistas.

Hoy se percibe menor apoyo al gobierno. Se oyen las voces de muchos arrepentidos, quienes claman  por el regalo de millonarias sumas a los ricos y a los políticos. Pero yo pienso que el alimento al arrepentimiento está en la percepción de que nos adentramos en una de las etapas más difíciles para la economía colombiana.

La disminución  de la producción industrial es grave, pero la pérdida del apetito de los consumidores, favorecida por el desprecio que ha habido en los últimos años por el mercado interno, en tiempos  de cierre de mercados y de baja competitividad (la devaluación empeora las cosas) nos  muestra un horizonte con graves problemas.

Los colombianos  ante los nubarrones recordaron como encadenar  las equivocaciones continuas del gobierno, los desafueros legales, morales, éticos y constitucionales, y se aprestan a abrir los ojos para castigar electoralmente el engaño.

Para completar, me dicen que el presidente ve tan difícil el paso por la Corte Constitucional del referendo reeleccionista, que está considerando la posibilidad de renunciar para ser el jefe de debate de su sucesor escogido.  Uribe, adiós Uribe, adiós.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad