lunes 21 de septiembre de 2009 - 10:00 AM

Calidad de vida

Con frecuencia se menciona a la calidad de vida, como uno de los principales objetivos que tiene la sociedad moderna, por mejorar. Para ello, desde las últimas décadas del siglo anterior se vienen publicando diversos indicadores relacionados con el tema, señalando qué países ocupan los primeros lugares y cuáles se encuentran en los últimos puestos. Existe una relación directa entre el grado de desarrollo y la calidad de vida que tienen los habitantes de un país.

Aunque existen ciertos criterios relativos, las Naciones Unidas han identificado tres factores fundamentales en este sentido: vida larga y saludable, cuyo indicador se observa en la esperanza de vida al nacer; educación, medida por la tasa de alfabetización de adultos, la asistencia a clases de los niños y jóvenes, así como los años de duración de la educación obligatoria y, el nivel de vida digna traducido en el ingreso per-cápita de la población o en otros términos, su capacidad de adquisición de bienes y servicios. En general, los países escandinavos y aquellos de economías desarrolladas, ocupan los puestos de vanguardia y los africanos se ubican en los últimos lugares. Nosotros ocupamos posiciones intermedias.

No obstante, la calidad de vida tiene variadas connotaciones al interior de cada país y además tiene que ver con las costumbres y la propia idiosincrasia de la gente y el lugar en el cual habitan. El disfrute de la naturaleza, libre de contaminación, está más al alcance del campesino. Quien vive en la ciudad posee niveles de stress mayores, dispone de muy poco tiempo para compartir con los suyos, se dedica a trabajar y trabajar y no saca tiempo para el deporte, la recreación o la cultura. Es decir, su salud está más expuesta por la forma de vida que lleva.

Pero también la calidad de vida se aprecia con la edad. Al nacer no se es consciente del significado de la vida; para el ser mismo, poco importa la esperanza de vida, es una responsabilidad de sus progenitores y del sistema de salud, del país donde se nace. A medida que se avanza se llega a la mejor etapa de la vida: la juventud que coincide con la educativa y la de formación, donde se depende de los padres y todo es gratis para disfrutar la buena vida.

Cuando comienza la vida laboral, desaparecen ciertos privilegios, el costo de vida se siente, no solo en el bolsillo, vienen las limitaciones y para muchos la dignidad empieza a verse amenazada. En edad mayor, la salud se deteriora y la vida digna es una necesidad muy sentida. Otros elementos como la vida espiritual y el intelecto, complementan nuestra existencia.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad