lunes 15 de febrero de 2010 - 10:00 AM

Desarrollo sostenible

El desarrollo se asocia con las obras, con lo que percibimos, con aquello que marca diferencia, con la tecnología, con la innovación, con el conocimiento, con la economía, con la calidad de vida, con la salud de la población, con el nivel educativo, con el ingreso por habitante, con la riqueza física, con el talento de la gente, con la ubicación geográfica del país, con la infraestructura y hasta con la cantidad de basura que se produce.

Por múltiples razones, éstos y otros componentes del desarrollo son muy importantes para el futuro de la sociedad. Para que sea consistente y sustentable el nivel alcanzado, se requiere de la armonía social y política que lo haga viable y así, pueda perdurar en el tiempo enfocado, siempre, al logro de nuevos y mejores estados de bienestar general para la población. En la actualidad existen diversos grados de desarrollo, calificados por las Naciones Unidas, grados que determinan a unos países como desarrollados, a otros como emergentes, a un buen grupo de países en vía de desarrollo y otros cuantos como países atrasados, por lo general, los más pobres del mundo. Nosotros nos encontramos en lugares intermedios y necesitamos mejorar nuestro desempeño, en diferentes áreas, para subir en el escalafón mundial y hacer posible muchos sueños que la gente tiene y que desea ver realizados en el mediano plazo. Para que haya armonía social entre los habitantes de un país, es aconsejable que el desarrollo sea equilibrado entre todas las regiones que lo integran, de tal suerte que se puedan canalizar todas las energías y los esfuerzos que se requieren, al logro de las metas establecidas y los propósitos fijados. El entendimiento político es fundamental para que la economía funcione bien y pueda crecer. El crecimiento económico debe estar acompañado de buenas políticas redistributivas del ingreso, si queremos que la demanda interna se convierta en el motor principal del desarrollo que buscamos, sin descuidar el mercado externo.

La equidad social constituye la base sobre la cual se pueden construir las condiciones que permitan alcanzar una paz estable y duradera, como lo anhelamos todos los colombianos. Forman parte de esa equidad, los programas de salud al alcance de los más necesitados, la vivienda de interés social tan esquiva a las clases populares, la educación obligatoria para la niñez y la juventud, el empleo como fuente primaria del ingreso y aporte fundamental de la persona en su etapa productiva, que a la vez le permite ser útil a la sociedad y con su esfuerzo, contribuir a la construcción colectiva de una Colombia cada vez más próspera para beneficio de todos los ciudadanos.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad