lunes 01 de diciembre de 2008 - 10:00 AM

Dinero fácil

El título de esta columna se volvió una expresión muy común en los tiempos que transcurren, al punto que amenaza en convertirse en una cultura de vida, en una práctica que debe seguirse y en una actitud digna de ser imitada.

Es, por decir lo menos, una manera fácil de ver la vida y de pretender ocultar o desconocer los enormes esfuerzos que han realizado las generaciones anteriores, para conseguir el desarrollo que hoy tenemos y los avances que la humanidad ha logrado, para su disfrute. Haga dinero rápido, desde su casa. Gane dinero, mientras usted duerme. Consiga plata de la manera más fácil. Sin ningún esfuerzo usted puede ser millonario y hasta preguntando: ¿Quién quiere ser millonario? son expresiones que nos señalan el camino menos indicado para formar un patrimonio colectivo.

Tratemos de comenzar por el origen del término y de entender la forma como su concepto se fue posicionando a lo largo de la historia económica, hasta desempeñar las funciones que nos parecen imperceptibles e incluso obvias, a estas alturas del desarrollo económico. Viene de latín denarius, cuyo símbolo para alcanzar la prosperidad nos fue narrado en uno de los pasajes bíblicos. El dinero surgió como un medio de intercambio más práctico (fácil), posterior a la etapa del trueque, en la cual se intercambiaban mercancías para satisfacer necesidades.

Poco a poco se fueron identificando medios de pago que fueran aceptados en el mundo de los negocios. Se llegó a los metales y comenzaron a acuñarse barras y después monedas de bronce, de plata y finalmente de oro; cuando este metal se estableció como el patrón oro, vigente en teoría hasta la conferencia de Bretton Woods, pero cuya ausencia real de conversión se produjo en las primeras décadas del siglo pasado; dando inicio al dollar como patrón universal, muy cuestionado recientemente y con amplios fundamentos teóricos para buscar un sustituto, que como moneda, identifique la nueva realidad geo-económica y política del siglo XXI.

Pero para que el dinero llegara a ser aceptado como medio de pago tuvo que pasar por prolongados períodos de confrontación; pues encerraba la concepción de valor de uso que tienen las mercancías y cuyo valor de cambio contempla muy variadas apreciaciones. Además, en la base de la producción de esas mercancías está el trabajo, como fuente sustancial en la creación de valor.

Grandes obras se han escrito acerca del dinero y sus funciones en la economía, siendo como mercancía, la de mayor significado en el capitalismo, pues resume como medida de valor a todas las demás; como para que se nos diga, ahora, que llegó la era del dinero fácil.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad