lunes 09 de noviembre de 2009 - 10:00 AM

Región y vías

Se acostumbraba a decir que las obras son amores y también buenas razones. Con el paso del tiempo cobra mayor vigencia esta sabia apreciación. Pero sobre todo, por lo que representan las obras y la forma como puede ser interpretada la inversión que demandan. Muchas veces se aceptan como parte del desarrollo normal de las actividades públicas; pero también se observan como parte de la lentitud oficial que se tiene para acercar las comunidades a las nuevas circunstancias de un mundo en avanzada.

Elegir, en nuestro tiempo, a buenos gobernantes es una lotería; pero, además, es un gran acierto cuando las cosas resultan a nuestro favor. El desarrollo de los pueblos sólo es posible cuando en su empeño acuden las fuerzas vivas de la comunidad y a través de sus decisiones se logra convertir en realidad, aquellas obras que muchas veces representan el mayor anhelo de cada municipio. También deben interpretarse las obras públicas, como parte de la reversión que el Estado realiza de los impuestos que pagan los contribuyentes. Está probado que el grado de aceptación de los gobernantes es mayor, cuando el presupuesto contempla la ejecución de obras públicas muy sentidas por la comunidad. Dentro de éstas y de manera muy particular en nuestro medio, tienen especial significado las vías de comunicación, las carreteras en concreto.

Por esto, nos parece que la mejor decisión que ha tomado el gobierno departamental para elevar el nivel de desarrollo de nuestra región, ha sido el de destinar buena parte de sus recursos al mejoramiento de las vías existentes, con lo cual se gana en movilidad y se acortan las distancias intraregionales. El estado actual de las vías nos refleja de bulto, el enorme atraso que tenemos con relación a otras regiones, para no citar la diferencia abismal que existe con otros países.

Si queremos mejorar, de manera sustancial la competitividad de nuestra economía, debemos tener muy en claro, que va a depender, en buena parte, de la infraestructura que la sustente. Dentro de ello es fundamental, no sólo el estado las carreteras, sino la propia disposición de las mismas. En este sentido es innegable que, tanto en el país, como en la región tenemos gran atraso. Por eso, consideramos de la mayor importancia para el futuro del departamento, el plan de obras públicas que tiene la Gobernación, y el empeño del Dr. Serpa por sacar adelante este propósito de su gobierno. Con su ejecución, ganamos todos, pero especialmente damos un salto hacia adelante en el tema de la competitividad para nuestros productos y muchos sectores se beneficiarán, incluyendo el turismo, gran generador de ingresos y empleos.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad