lunes 11 de mayo de 2009 - 10:00 AM

Retorno y dignidad

La fuerza laboral que durante la última década tuvo que trasladarse a ofrecer sus servicios en países desarrollados, debido en buena parte a la internacionalización de la economía y a las dificultades que para generar empleo se presentaron en los países latinoamericanos, algunos asiáticos, así como en los africanos y en aquellos de Europa del Este que tenían graves conflictos internos; se está viendo, ahora, forzados a retornar a su origen, dada las adversas condiciones de tales economías y la pérdida del empleo para muchos de sus integrantes.

Los gobiernos, de algunos países, han venido invitando a los empresarios a tener en cuenta una especie de soberanía nacional en el empleo, buscando establecer prioridades en el mismo para sus compatriotas y en ciertos casos señalando porcentajes adecuados o niveles sugeridos, de ocupación, por actividad sectorial y aún, marcando diferencias entre lo urbano y lo rural. 

Difícil la deben estar pasando quienes han perdido el empleo, así como quienes han visto reducir el tiempo de vinculación laboral, que tiene estrecha relación directa con el ingreso, base sobre la cual muy seguramente se adquirieron compromisos de pago para atender créditos de diversa índole. La situación no para ahí, si tenemos en cuenta que la amenaza continúa, a pesar de lo abultado de las cifras que hoy tenemos. España 17.36%, EU 8.4%, Venezuela 7.3% y Ecuador 8.6%, presentan niveles preocupantes de desempleo, especialmente porque allí se encuentran la mayor parte de nuestros compatriotas, que ahora, algunos deben considerar su retorno.

Las entidades sin ánimo de lucro, al otro lado del océano, se han preocupado por esta cruda realidad y quieren participar de manera directa, aportando recursos que contribuyan a hacer menos tortuosa la situación de quienes, habiendo acudido a todas las instancias y después de adelantar las diligencias correspondientes, sin éxito, hasta agotar los últimos ahorros y perder la paciencia, inexorablemente y muy a pesar, deben retornar a su país de origen.

Por esta razón, hemos celebrado un convenio con la caixa catalunya y su fundación, con sede principal en Barcelona, para apalancar con créditos a quienes regresan al país y quieren poner en funcionamiento su propio negocio. Se aportan recursos, por partes iguales, se presta asesoría administrativa, técnica y de mercados, para lograr exitosas colocaciones y de esta manera contribuir a la repatriación económica de nuestros nacionales.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad