lunes 09 de marzo de 2009 - 10:00 AM

Tarifas de servicios

En estos momentos y en las circunstancias del entorno mundial, con economías en recesión, sobre los cuales cabalga buena parte de la responsabilidad de un modelo económico que se resiste a aceptar la crisis, los gobiernos deben hacer uso de políticas monetarias y fiscales que estimulen la reactivación e impulsen al sector privado a la producción creciente de bienes y servicios.

En este propósito es fundamental el papel que pueda cumplir el mercado interno, en razón a las medidas proteccionistas que se vienen imponiendo en otros países, con el fin de salvaguardar el empleo nacional y favorecer las empresas locales. Por eso nos parece muy fuera de tiempo algunos anuncios, en el sentido de reajustar las tarifas en porcentajes cercanos al 20%, cuando la inflación del año anterior fue del 7,57% y la proyectada para el presente se sitúa por debajo del 6% anual.

Incrementar las tarifas en porcentajes mayores significa recortarle capacidad de compra a las familias colombianas y a su vez, estrechar el mercado interno por vía de una demanda restringida; cuando lo indicado debe ser que desde las distintas entidades se propicie el estímulo al consumo, por medio del fortalecimiento de la capacidad adquisitiva del ingreso.

Necesitamos mejorar el ingreso de los colombianos si queremos ampliar la demanda interna, para que actúe como verdadero motor del crecimiento económico, sin descuidar claro está, el mercado externo. Lo valioso de un mercado propio, de buen tamaño, se aprecia en épocas de recesión internacional, cuando la demanda interna puede mantener a flote la producción nacional, aunque en niveles de menor crecimiento, pero sin caer en las complicaciones que generan los ciclos recesivos.

Las empresas de servicios públicos, bien manejadas y eficientemente administradas, se deben mantener con tarifas cercanas a la inflación y en períodos como los que se avecinan, deberían contribuir con la reactivación, aplicando tarifas con incrementos menores a la inflación proyectada. La comisión reguladora de tarifas, así como la superintendencia, deben procurar por la eficiencia administrativa mediante indicadores que premien a quienes lo hagan bien y no cargar las deficiencias a los usuarios de servicios públicos.

La energía es vital para la economía. No es posible que teniendo capacidad de generación hidroeléctrica, con abundancia de agua por el invierno, se esté pensando en reajustar tarifas y de esta manera subir los costos de la producción en épocas que necesitamos ser mas competitivos. Esas decisiones no deben ir en contravía de las políticas económicas que tanto interesan al país. Meter en cintura antes que complacer los excesos, es lo que se requiere.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad