sábado 13 de noviembre de 2021 - 12:00 AM

Aceites esenciales

En niños con verdadero síndrome de hiperactividad han tenido gran utilidad al relajarlos y ayudarles a realizar actividades con tranquilidad...
Escuchar este artículo

Como lo hemos escrito en diversas ocasiones, manifestar una opinión en salud no significa apoyarla así se utilicen y compartan algunos beneficios. Un tema que nos piden analicemos al formularlos ocasionalmente son los aceites esenciales, extractos concentrados de plantas aromáticas, utilizados por miles de años en tratamientos médicos, espirituales y cosméticos, con grandes beneficios emocionales en época de pandemia.

Aristóteles ya los utilizaba y justificaba su uso en la teoría del quinto elemento físico de la tierra, la “quintaesencia” o fuerza vital o “espíritu” del planeta. Hipócrates, Galeno y Critón los recomendaban diariamente. Recordemos que la plaga fue tratada con fragancias.

Sin mencionar aún las recomendaciones de uso, en época de pandemia y tanto estrés, vaporizar un aceite esencial de buena calidad al atardecer, como medio para relajarse, es de gran beneficio al aliviar el estrés, estado de ánimo, mejorar el sueño, ansiedad y activar áreas emocionales conectadas con la amígdala cerebral y el sistema límbico, permitiendo obtener tranquilidad en épocas de zozobra. Nuestros profesores fuera de curar, sanaban y hoy con tanto materialismo, se busca que la Medicina retome ese sendero de “sanación” unificando los procesos fisiológicos, psicológicos y espirituales con medios terapéuticos como pueden ser los aceites esenciales. Los aceites esenciales entran al cerebro a través del bulbo olfatorio llegando al sistema límbico (“centro emocional del cerebro”).

Es importante saber medicar los aceites esenciales. Recordemos que son sustancias que el cuerpo absorbe actuando en diferentes sistemas orgánicos. Por esto son útiles en el control de náuseas, manejo de ciertos dolores, en algunas alergias, como activadores del “sistema de defensa” .

En niños con verdadero síndrome de hiperactividad han tenido gran utilidad al relajarlos y ayudarles a realizar actividades con tranquilidad; en algunos niños con espectro autista han demostrado ser benéficos para inducir el sueño.

Es esencial utilizar aceites de buena calidad, obtenidos con técnicas adecuadas; la mejor manera de utilizarlos sigue siendo los pebeteros convencionales siguiendo las recomendaciones del fabricante. No olvidemos que los aceites esenciales son también un medicamento que se absorbe y ejerce efectos importantes en el sistema nervioso central. No abusemos de ellos.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad