sábado 06 de febrero de 2021 - 12:00 AM

Bebidas para el cerebro

Parece existir una relación entre desequilibrio bacteriano (disbiosis) intestinal, a medida que envejecemos con mayor gravedad y complicaciones en diferentes enfermedades incluyendo las respiratorias virales como el COVID...
Escuchar este artículo

Es triste observar día a día, el deterioro en las funciones cerebrales de muchas personas. La mejor manera de prevenir el deterioro cerebral es la prevención. Se consigue a base de dieta saludable, hacer ejercicio, tomar el sol, manejar el estrés y ser espiritual.

Frecuentemente preguntan sobre la mejor bebida para proteger y fortalecer las funciones cerebrales; la ideal es el agua, “de tubo”, acompañando las comidas principales, servida en vaso de vidrio o de cartón.

Sin dejarnos manipular por la publicidad, la segunda bebida es el chocolate caliente, rico en flavonoides que mejoran la atención, velocidad de funcionamiento cerebral y la memoria. El chocolate al desayuno previene el Alzheimer y Parkinson. Después del chocolate es sensacional el café, “del bueno”, bien preparado; nos mantiene alertas, aumenta la concentración, es anticancerígeno, aumenta la plasticidad cerebral y los tomadores crónicos, tienen menor riesgo de derrame cerebral y enfermedad de Alzheimer. Se recomiendan 4 tazas al día para lograr los efectos benéficos en la salud.

Después, el té verde que cada día en Colombia aprendemos a consumir con más frecuencia. Gran poder antiinflamatorio y antioxidante, frío o caliente. El té de botella es una gaseosa disfrazada de sabor.

Ahora disponemos de otras variedades de té; ideales los preparados en casa y no comprados en botella. El kombucha que es un té negro fermentado con bacterias probióticas; el de cúrcuma, antioxidante, antiinflamatorio, mejora la memoria y previene el Alzheimer y el de ginseng con efectos benéficos como el anterior.

Hay diversos jugos saludables como el de limón, remolacha, plátano, bayas (arándano, moras, fresas) y verduras de colores (espinacas, col, zanahoria) llamadas en otras culturas “las bebidas del cerebro”. El jugo de uvas Isabella o el vino tinto son también poderosos antioxidantes. Recordemos que las frutas, verduras y granos en general, consumidas con el afrecho, son alimentos ideales para ayudar a tener equilibrado el microbioma (probióticos) y el cerebro. Parece existir una relación entre desequilibrio bacteriano (disbiosis) intestinal, a medida que envejecemos con mayor gravedad y complicaciones en diferentes enfermedades incluyendo las respiratorias virales como el COVID...

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad