sábado 24 de agosto de 2019 - 12:00 AM

Caminos ancestrales

Hoy es obligación nuestra preservar esos caminos ancestrales, fuentes de historia y saberes, generadores de turismo y llenos de recuerdos de nuestro origen y antepasados.

A los caminantes no les gusta investigar y a los investigadores no les gusta caminar”. Estas palabras pronunciadas por el arquitecto Gilberto Camargo Amorocho en el semestre pasado, durante un foro de conservación de caminos ancestrales realizado en Barichara, tienen un gran significado. La labor que viene realizando el arquitecto en la restauración de los caminos en Santander, es meritoria. A pesar de la ordenanza 021 del 7 de septiembre de 2006, que ordena proteger, conservar y mantener los senderos históricos de Santander y prohíbe su destrucción, el apoyo ha sido escaso. Es triste la actitud de muchos alcaldes como el de Zapatoca y Los Santos, permitir que sean destruidos. Los propietarios de tierras (incluyendo políticos y personajes públicos), fincas y parcelas colindantes, olímpicamente y sin ningún respeto, corrieron las cercas, apropiándose de la tierra por donde pasan, destruyendo Bienes de Interés Cultural del Ámbito Nacional. Hay que recuperarlos y restaurarlos.

Hoy es obligación nuestra preservar esos caminos ancestrales, fuentes de historia y saberes, generadores de turismo y llenos de recuerdos de nuestro origen y antepasados. Caminarlos es conocer a Santander, ver paisajes hermosos, ejercitarse, divertirse y descansar; los caminos que atraviesan los cañones, son también epicentro de observación de aves por la cantidad de especies que los anidan. ¿Por qué Santander no puede ser destino mundial senderista como lo es Compostela en España? Los caminantes gastaron el año pasado en Compostela más de 200 millones de euros. Tenemos todo para lograrlo. El mundo tiene hoy más de 160 millones de caminantes buscando nuevas rutas, bien señalizadas, seguras, con buen alojamiento y alimentación, gran contenido histórico y paisajes. Santander lo tiene todo. Además, ya es hora de organizar las rutas al páramo de Santurbán, otra fuente gigante de turismo e ingresos para la región. Quisiera escuchar a los candidatos a puestos públicos, opinar. Desafortunadamente solo les importan “las roscas”. Ideas para el pueblo no hay.

Caminar es salud; nos permite tener un equilibrio nutricional, mental, espiritual y social; mejora la concentración, nos hace sentir bien, disminuye los efectos del estrés, previene la obesidad y muchas otras enfermedades.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad