sábado 11 de junio de 2022 - 12:00 AM

Cólico del lactante y migraña

El cólico infantil es un trastorno digestivo que padecen algunos niños en los primeros seis meses de vida; se cree es producido por un desequilibrio (disbiosis) de su flora probiótica al disminuir la concentración de las bacterias llamadas bifidobacterias, que recibe el recién nacido a través de la leche materna. Cada día se confirma la importancia que tiene la microbiota (bacterias) en muchas de las enfermedades que tenemos los humanos. Por ejemplo, la microbiota y el sistema nervioso central y periférico están conectadas a través del eje intestino cerebro; lo que afecta al cerebro repercute en el intestino y viceversa. Un ejemplo donde cada día se comprueba un papel causal de la microbiota alterada es en la depresión.

La contaminación ambiental especialmente secundaria a la minería y a la combustión de derivados del petróleo y carbón, es uno de los factores que más desequilibra la flora intestinal repercutiendo en la madre embarazada y en el hijo antes de nacer.

La contaminación y la alimentación chatarra son una de las causas principales que producen la disbiosis y aparición del cólico del lactante. Lo descubierto en forma reciente es la relación que existe entre el cólico del recién nacido y la presencia de migraña en los años posteriores. Lo interesante es demostrar una microbiota similar en esos niños con cólico, sus padres y el adulto que presenta la migraña, confirmando una relación causa efecto.

Si enfocamos en base a medicina de precisión, la relación cólico- migraña podríamos empezar a referir que la migraña es una enfermedad prevenible desde la infancia al mantener una flora probiótica equilibrada donde la dieta, el ejercicio, recibir el sol y la espiritualidad son fundamentales en su prevención en la vida adulta.

La relación cólico del lactante y migraña es similar a la relación ingesta de harinas refinadas y aparición de quistes de seno y ovario en la adolescencia. Son enfermedades de fácil prevención donde la educación, nutrición personalizada, cuidados de los padres y asesoría médica correcta en la infancia, impiden la aparición en la vida adulta.

La prevención es vital en salud.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad