sábado 13 de junio de 2020 - 12:00 AM

Comida durante el confinamiento

Aprovechemos el encierro forzoso para mejorar nuestros hábitos alimenticios, equilibrar nuestro cuerpo y prevenir enfermedad cerebrovascular, neurodegenerativa y cancerígena.
Escuchar este artículo

El confinamiento que debemos tener por la pandemia, nos ha obligado a cambiar la mayoría de hábitos y costumbres. Somos aún más sedentarios y la falta de movilidad es un factor predisponente importante, productor de enfermedad cerebrocardiovascular.

Lo ideal es mantener un ritmo de ejercicios en casa incentivando cambios nutricionales que mejoren la circulación sanguínea, disminuyan la presión arterial y fortalezcan el corazón. Ya lo hemos dicho, la comida previene y cura; hay muchos alimentos que aumentando su consumo pueden prevenir problemas vasculares.

En el pasado hemos hablado de estos, como el aguacate; bayas como el arándano, fresas, mora; el chocolate negro que tenga más de 50% de cacao; el té verde, café; pescados de toda clase y sazonar con ajo, cebolla, tomate y pimentón que previenen enfermedad cardiovascular siendo poderosos anticancerígenos.

Aumentemos el consumo de frutos secos, como la nuez y almendra, ricos en vitamina E, ácido linolénico y antioxidantes; el plátano, lleno de potasio que aumenta la circulación, disminuye la presión arterial y elimina el sodio en exceso; la remolacha y patilla que producen óxido nítrico, relajando los vasos sanguíneos y disminuyendo la presión arterial; la zanahoria y frutas ricas en vitamina C actuando en forma similar.

Dentro de las especies la canela es un poderoso relajante de vasos sanguíneos con gran poder antioxidante y antiinflamatorio; el jenjibre que disminuye la presión arterial, colesterol y azúcar en la sangre, con efecto antioxidante; el ginkgo bilova, dilata los vasos y baja la presión arterial y la cúrcuma, productora de óxido nítrico y gran antioxidante.

La humanidad ha vuelto al consumo de semillas como el girasol y ajonjolí, ricas en grasas saludables, proteínas, fibras, selenio, cobre, magnesio y vitamina E. Las semillas de girasol disminuyen la presión arterial.

Aprovechemos el encierro forzoso para mejorar nuestros hábitos alimenticios, equilibrar nuestro cuerpo y prevenir enfermedad cerebrovascular, neurodegenerativa y cancerígena. Esta comida además, desintoxica al cuerpo del metal pesado que estamos recibiendo y cuya presencia será aún mayor, si tocan el páramo de Santurbán. Si este susto no nos cambió, todo será peor con la destrucción del páramo.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad